Sábado 22 de

noviembre de 2014

  • Ahora

    22 °C
  • DOMINGO

    Min. 17 °C Max. 30 °C

  • LUNES

    Min. 16 °C Max. 29 °C

Viernes, 18 de enero de 2008  23:39 | La Ciudad

Circular sin revisión técnica implicará multas que llegan hasta 2.200 pesos

A días de que venza el plazo que exige hacer la revisión técnica obligatoria (RTO) en suelo santafesino, en este caso para los autos más antiguos del modelo 1995 (expira el 31 de este mes), la provincia negó otorgar una prórroga y se advirtió que circular sin la RTO implicará multas que van desde los 660 a los 2.200 pesos.

A días de que venza el plazo que exige hacer la revisión técnica obligatoria (RTO) en suelo santafesino, en este caso para los autos más antiguos del modelo 1995 (expira el 31 de este mes), la provincia negó otorgar una prórroga y se advirtió que circular sin la RTO implicará multas que van desde los 660 a los 2.200 pesos. Además, y para terminar con las largas colas y los trastornos que se generaron en los talleres, ahora se podrán pedir turnos telefónicos.
  Según detalló el director de la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor, Néstor Trigueros, “a partir de febrero, cuando se empiece a controlar a los vehículos que van del modelo 96 al 2000, se podrán pedir turnos programados que evitarán las colas que se registraron hasta ahora”.
  El funcionario precisó además que “como estos autos tienen plazo para hacer las revisiones hasta el 1º de julio, entonces seguramente el trabajo en los talleres se descongestionará”. No obstante, aclaró que “quienes tengan que viajar de vacaciones a otras provincias y no tengan la RTO hecha, igual pueden trasladarse sin problemas. En Santa Fe hay un cronograma estipulado, estos modelos tienen plazo hasta julio, así que pueden viajar tranquilos que nadie les va a exigir la revisión”, destacó.
  Distinta es la situación de los autos más antiguos a 1995 a los cuales sí se les exigirá la RTO a partir del 1º de febrero. Eso sí, quien sea detectado sin la revisión deberá desembolsar unos cuantos pesos. El decreto que reglamenta la ley nacional de tránsito, y a la que Santa Fe adhirió, califica a esa infracción como muy grave y estipula el pago del equivalente de 300 hasta 1.000 litros de nafta súper. En definitiva, y según lo instrumenta cada distrito, habrá que pensar en desembolsar de 659,7 a 2.199 pesos.
  Es más, la ley nacional de tránsito considera la omisión de la RTO como una “falta grave”, y es por esto que la sanción económica es importante.
  El anexo II del decreto 779/95, que determina el régimen de contravenciones y sanciones por faltas cometidas a la norma, dice claramente en sus artículos 34 y 35 que: “por circular sin haber realizado la revisión técnica periódica obligatoria, será sancionado con una multa de 300 a 1.000 unidades fiscales (cada una equivale a un litro de nafta súper al valor actualizado del Automóvil Club Argentino).
  Ese apartado también dice que por circular sin la documentación que acredite haber realizado la inspección será sancionado con una multa por el importe de 30 a 100 litros del mismo combustible. En este caso se refiere a los automovilistas que realizaron el chequeo, pero que por alguna razón no tienen la oblea adherida al parabrisas u olvidaron el certificado de vencimiento que extiende el taller.

No hay prórroga. Mientras tanto, las autoridades provinciales descartaron extender las fechas topes establecidas para realizar la revisión. “No se ha dispuesto la ampliación de los plazos originales establecidos el año pasado”, confirmó la subsecretaria de Seguridad Vial de la provincia, Hebe Marcogliese.
  La funcionaria insistió en que los conductores que viajen en esta época del año y aún no se les haya vencido la fecha (modelos 96 en adelante) “hagan saber a las autoridades de control caminero de los distritos que visiten el cronograma vigente en Santa Fe”.
  A su vez, y más allá de la exigencia formal que impone la ley, Marcogliese hizo un llamado a la responsabilidad y ponderó los beneficios de la RTO. “Reduce un 10 % los accidentes causados por fallas técnicas, permitirá conocer el estado técnico y mecánico actual del parque automotor y, adicionalmente, el número de vehículos que circulan. Además, también permite reducir las emisiones vehiculares (en un 20 % de monóxido de carbono y 10 % de hidrocarburos), y mejora la calidad del aire”, destacó y remarcó que “el titular y usuario del auto siempre tiene que tener en la cabeza que, por seguridad, debe chequear su funcionamiento”.l
certifica.com