Edición Impresa
Sábado 18 de Enero de 2014

Consumidores: clave para los molinos

El año pasado la capacidad ociosa promedio de la industria molinera argentina fue del 20 por ciento y el sector logró sobrevivir gracias al aporte de los consumidores.

Así lo informó un análisis del portal Valor Soja, que destacó que en el ciclo 2012-13 la capacidad ociosa promedio de la industria molinera argentina fue del 20 por ciento a partir de la escasa oferta de trigo pan presente en el mercado local.

Se trató de uno de los niveles más elevados de la historia reciente argentina, ya que en 2008-2009, por el fracaso de la cosecha generado por una sequía brutal, la capacidad ociosa del sector molinero había sido del 8 por ciento.

La crisis triguera argentina, "producto del derrumbe del área de siembra promovido por la intervención oficial, combinado con factores climáticos adversos, perjudicó de manera mucho más significativa a los molinos pequeños, algunos de los cuales durante buena parte del año trabajaron apenas dos o tres días por semana", se indicó.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió con el sector frigorífico, en el cual se produjeron cierres masivos por la escasez de hacienda, "los molinos harineros pudieron sobrevivir al compensar la caída del volumen procesado con un aumento sideral de precios, que las panaderías e industrias farináceas trasladaron en su totalidad a los consumidores".

El precio mayorista de la bolsa de 50 kilogramos de harina de trigo, que a comienzos de 2013 se comercializaba en torno a 100 pesos, en octubre del año pasado llegó a venderse a más de 430 pesos y con el ingreso de la cosecha 2013-2014 en noviembre los valores comenzaron a descomprimirse.

La cosecha argentina de trigo 2012-2013, además de ser baja, 9,80 millones de toneladas, registró un volumen significativo de mercadería contaminada con fusarium y por lo tanto no apta para consumo humano ni animal.

En tanto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires prevé una cosecha argentina de trigo 2013-2014 de 10,35 millones de toneladas.

"El cierre del mercado exportador instrumentado por el gobierno nacional garantiza actualmente a los molinos un precio del trigo accesible", manifestó el análisis.

Comentarios