Información general
Lunes 31 de Octubre de 2016

Consejos para caminar cada hora por la oficina para mejorar la salud y la productividad

Investigadores españoles aconsejan caminar mientras se habla por teléfono, ir al baño más lejano del escritorio, usar escaleras en lugar de ascensor.

Un alto porcentaje de los trabajadores pasan un tercio del día sentados en una silla. Es por eso que además de recomendar actividad deportiva con una frecuencia de al menos tres días por semana, un equipo de estudio`propone una caminata cada hora por la oficina.
Esa es la conclusión de la investigación llevada adelante en conjunto por las universidades españolas de Vic, del País Vasco y La Coruña. Además de esta forma no sólo puede utilizarse el trabajo como un espacio para mejorar la salud, en especial el corazón, sino que esto repercute en la productividad.
El proyecto Walk&Work nació con el objetivo de alentar a los ciudadanos a sentarse menos y moverse más. Bajo esa premisa, los investigadores diseñaron un programa basado en la tecnología web para los lugares de trabajo. Una app que calcula el tiempo que un trabajador pasa sentado y que cada cierto tiempo le recuerda, como si de un despertador se tratara, la necesidad de levantarse. Todos estos datos eran guardados en una web que, a su vez, ofrece recomendaciones personalizadas para mejorar la actividad física.
El objetivo es que el trabajador realice los entre 8.000 y 10.000 pasos diarios que la Organización Mundial de la Salud recomienda para mantenerse activo. Para eso hay que caminar mientras uno habla por el teléfono móvil, acudir al baño que está más alejado de su silla, sustituir el ascensor por las escaleras, ir a hasta la mesa del compañero para comunicarle algo y no como suele ocurrir informarle en voz alta o por e-mail, levantarse a la impresora -y no aprovechar que va un colega y le traiga el impreso-, aprovechar las idas y venidas al lugar del trabajo para andar, bajándose una parada antes del metro o autobús, o estacionando más lejos
"Los resultados son muy alentadores. Por un lado, se comprobó que el grupo de intervención había disminuido los minutos que pasaba sentado, unos 21 minutos, mientras que habían aumentado los pasos diarios en unos 2.000. Dos meses después, habían adquirido el hábito de andar (mismo número de pasos), mientras que habían reducido el tiempo de estar sentados en 16 minutos. Además, se comprobó que el perímetro de su cintura bajó en 2,1 centímetros.

Comentarios