Edición Impresa
Jueves 14 de Julio de 2016

Consecuencias del consumo de canabis

Los consumidores de cannabis creen que la misma se trata de una sustancia natural, asociada a sentimientos de euforia, hambre o somnolencia.

Los consumidores de cannabis creen que la misma se trata de una sustancia natural, asociada a sentimientos de euforia, hambre o somnolencia. No obstante, no hay que olvidar que los porros son una sustancia psicoactiva y como tal, su consumo conlleva una serie de riesgos más o menos peligrosos para la salud. Se han publicado numerosas investigaciones que relacionan el consumo de marihuana con diversas alteraciones mentales a corto, medio y largo plazo. Crisis de ansiedad, reacciones de pánico y aparición de síntomas psicóticos son los efectos adversos agudos que más a menudo se registran tras fumar un porro, sobre todo en los primeros consumos. La ansiedad desencadenada por los porros se asocia principalmente a la dosis, la edad de consumo y el estado psíquico del consumidor. Hay que tener en cuenta que el hecho de que los porros hayan producido un ataque de pánico alguna vez aumenta las posibilidades de que produzcan más ataques en el futuro. Cuando el consumo se hace regular, los problemas aumentan y pueden llegar a hacerse crónicos. Además del síndrome de dependencia, que se produce en uno de cada 10 consumidores, los fumadores habituales de marihuana o hachís tienen un riesgo considerablemente más alto de sufrir problemas respiratorios (bronquitis crónica) o trastornos psicóticos. También los trastornos cardiovasculares son frecuentes. A largo plazo, los porros también se han asociado con problemas como depresión o pérdida de capacidad cognitiva. No obstante, no se ha podido establecer relación de causalidad entre ambas circunstancias. Las personas que abusan del cannabis muestran déficit de atención, memoria y aprendizaje verbal más frecuentemente que las personas que no lo hacen. Todavía no se ha demostrado si estos cambios se deben a un efecto agudo, residual o acumulativo de los porros. Tampoco está claro si la función cognitiva puede recuperarse tras dejar de consumir cannabis. Por otro lado, los adolescentes enganchados tienen más probabilidades de sufrir problemas mentales en el futuro, además de ver como un expediente académico desciende. Es dable destacar que también tienen mayor riesgo de accidentes que los no consumidores, con el consiguiente peligro de lesiones y traumatismos. Con esto no queremos decir que cualquier persona vaya necesariamente a desarrollar este tipo de enfermedades por el hecho de fumar cannabis. Ninguna enfermedad mental se explica como consecuencia automática de una única causa y siempre hay que valorar factores de tipo biológico, psicológico y social. No obstante, el consumo de porros, así como el de cualquier otra droga, aumenta sustancialmente las probabilidades de padecer un trastorno de este tipo.

Guillermo Ferreyra

DNI 23.462 122

Técnico Superior en Prevención de Adicciones y Violencias


¿Querían un cambio?


Saturado de comentarios sobre medidas que afectan la economía, quiero hacer algunas reflexiones. Constantemente se apela a la justificación de "la herencia recibida" y "se robaron todo". De ser cierto, qué tiene que ver con comprar gas tres veces más caro para no comprarle a Bolivia, desarmar los organismos de control de precios, de empresas, de planificación familiar, entre otros. Qué tiene que ver el desarme de la TV Digital que integraba todo el territorio, la tercerización de los satélites Arsat 1 y 2 que nos ahorraba 3.000 millones anuales y le vendíamos señal al continente. Ahora abrieron la importación que aniquilará la industria nacional, millones de desocupados; ¿todo eso por la herencia? Si la mitad del país estaba harta de Cristina había una variedad de partidos para elegir. Es vergonzoso que trabajadores, amas de casa, jubilados hayan votado al partido de los ricos, los mismos que nos explotaron toda la vida, que rechazaban las leyes laborales, que fueron cómplices de los golpes de Estado. Ahora es tarde.

Eduardo Aguilar

Nada les cae bien

Se originó en los medios un escándalo verbal por haber comentado el presidente Macri que, hay que ahorrar energía cuidando el consumo de gas y electricidad. Pidió también, "estar abrigados en casa y no en remera o en patas". Debemos darnos cuenta que los discursos del mandatario no son sofisticados ni armados. Emplea un lenguaje amigable y a la altura de la sociedad con su acostumbrado perfil bajo y como si todos fueran amigos. En tal sentido, deseo expresar, carente de animosidad partidaria sino en la realidad que vivimos que, por ejemplo Tucumán se destaca como una provincia de clima cálido. Sin embargo, fastidia transitar por las galerías cargadas de aire caliente o ingresar en confiterías o cines, sufriendo idénticas consecuencias. De modo que los dichos del presidente son totalmente aceptables. Se ha puesto en evidencia que parte de la ciudadanía no colabora con el gasto en cuestión. Deseo mencionar que soy una de las perjudicadas con el aumento de los servicios en mi calidad de jubilada de bajos ingresos. Tiremos el carro todos juntos por el bien general y ayudemos al gobierno a encontrar su rumbo que será altamente beneficioso para toda la sociedad de este vapuleado país.

Alejandra Pérez Ortega


Una pregunta sin respuesta

Una enorme incógnita a la que no podemos encontrar respuesta está referida al actual formato de vida infantil. ¿Es acaso el más adecuado respecto al desconocido mundo que les rodea y espera? Actualmente, están metidos de lleno en un artificial espectáculo de TV y se transforman en intangibles héroes de pantalla. Se conforman con juguetes plásticos o jueguitos electrónicos, supliendo así las horas que deberían pasar con los padres ausentes por razones laborales. ¿Qué pasa en sus infantiles mentes frente al hecho de que sus padres no estén juntos nunca más y ellos deben vivir este día con mamá y el siguiente con papá? Serán espectadores o participantes en hechos escolares que incluirán violencia, cosa anormal para su edad. Los niños no pueden ser culpables si adquieren malos hábitos producto de una sociedad enferma. Ellos se sienten felices yendo en bicicleta con los padres y les resulta indiferente si el paseo se realiza a bordo de una camioneta 4x4. ¿Serán capaces de entender todas las explicaciones pergeñadas al respecto? Ellos ignoran que anteriormente había otras formas de vida con familias enteras reunidas para pasarla bien. Las imágenes y recuerdos de esa otra vida, más simple y verdadera, deberían ser suficientes para intentar cambiar paradigmas establecidos erróneamente.

DNI 6.012.531

Comentarios