Clásico Copa Santa Fe
Martes 26 de Julio de 2016

Consecuencia de los incidentes: sin Banderazo para el jueves

Los barras metieron presión en la cancha en la lucha por el poder, pero el Ministerio de Seguridad y la dirigencia actuaron en conjunto.

Los barras metieron presión desde la popular subiéndose al alambrado y parando el juego varios minutos durante el clásico del domingo. Tuvieron el rechazo del resto, de los verdaderos hinchas de Newell's, y el partido continuó hasta el final. Claro esto no podía quedar ahí y ayer apareció la primera medida en conjunto para demostrar que el poder no es, ni tiene que ser de los violentos: no habrán segundo Banderazo el jueves. Una determinación sugerida por el Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe y aceptada por la dirigencia.

Esto debe ser el principio y las acciones deben ir acompañadas por más hechos que garanticen la seguridad, que le den tranquilidad al hincha que quiere disfrutar de los partidos y que conduzcan a erradicar a las barrabravas. Ya están 38 en un primer listado de derecho de admisión, tras el partido la seguridad provincial individualizó a una treintena más que engrosarán ese registro y la Justicia deberá continuar en la misma línea.

La suspensión del Banderazo es todo un tema, aunque no lo parezca. Newell's lo viene llevando a cabo hace 20 años y es una tradición arraigada en la previa a cada clásico. El jueves pasado se había organizado y no hubo inconvenientes, el próximo jueves estaba pautado el segundo porque el domingo habrá nuevo derby (a las 15.30 en Arroyito), pero los incidentes del cotejo del domingo llevaron a la cancelación por temor a que recrudezcan acciones violentas por la pelea que existe en Newell's en cuanto al liderazgo de la barra y las presiones que quieren imponer a la nueva dirigencia que encabeza el presidente Eduardo Bermúdez.

Desde la seguridad provincial se refirieron a los hechos (ver Dijo Diego Maio), desde el club se manifestaron en un comunicado (ver aparte) y también hablaron el gobernador Miguel Lifschitz y el juez Javier Beltramone. En cuanto al club, además del comunicado, ayer por la noche los dirigentes atendieron a la prensa y explicaron cómo viven estos momentos de tensión.

"Hay que darle un corte a esto, una solución rápida y con ayuda en serio de la seguridad y la justicia", dijo el vice primero Juan Matías. "Queremos un club sin violencia, que nos dejen trabajar tranquilos para sacar a Newell's adelante", señaló el vice segundo Cristián D'Amico. Mientras que Claudio Martínez indicó: "Duele esta medida que los hinchas no puedan tener ese festejo tan nuestro como es el Banderazo, pero acatamos la decisión de la seguridad provincial, que entiende que no están dadas las garantías para repetirlo, como hicimos con todo lo que nos pidieron en la organización del clásico". Listo el primer paso. Ahora faltan los siguientes para que la fiesta del fútbol, sea Banderazo, clásico o partido común, se pueda vivir en paz como debe ser.

Comentarios