El Mundo
Jueves 19 de Mayo de 2016

Condenaron a 23 años de cárcel al ex ministro José Dirceu en Brasil

El influyente ex jefe de Gabinete de Lula fue hallado culpable de corrupción y lavado de dinero. Hubo otros diez sentenciados.

El político brasileño José Dirceu, ex jefe de Gabinete durante el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), fue condenado ayer a 23 años de prisión por sus nexos con el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras. Según informaron medios locales, otras diez personas también fueron condenadas a prisión por el caso. Entre ellos, ejecutivos de constructoras contratistas de Petrobras, dos ex directores del ente y el ex tesorero del Partido de los Trabajadores (PT) Joao Vaccari Neto. La pena, que se suma a una previa de diez años, es la mayor hasta ahora por el escándalo Petrobras. La sentencia fue dictada por el juez federal Sérgio Moro, quien comanda los procesos vinculados a la colosal trama ilegal que desvió fondos que operó en el seno de la empresa nacional. Moro condenó al ex "hombre fuerte" del gobierno de Lula y dirigente histórico del PT por corrupción, lavado de dinero y pertenencia a una organización delictiva.

Dirceu está recluido desde agosto de 2015 en una cárcel de Curitiba, en el sur del país, epicentro de la operación "Lava Jato" (lavadero de autos) de la Policía Federal, que fue la que reveló la existencia de la red ilegal y encabeza las investigaciones. Según los investigadores, en el "núcleo político de la organización delictiva" Dirceu "ocupaba un papel destacado" y se benefició de valores desviados. Además, lo acusan de ser uno de los responsables por la creación del "complejo esquema delictivo practicado en diversas etapas y que involucró diversas estructuras de poder público y privado". "José Dirceu, en medio de la relevancia que ostentaba en el ámbito del PT, fue responsable por la designación y nombramiento de Renato Duque para la dirección de Servicios de la petrolera Petrobras, posibilitando así la construcción que gran parte de la trama", señaló la Fiscalía.

El "mensalao". Esta es la segunda condena por delitos de corrupción de la que es objeto Dirceu, un ex guerrillero de 70 años. En 2012 fue condenado a diez años y diez meses de reclusión por comandar la red de pago de sobornos a legisladores de distintas bancadas durante el gobierno de Lula, a cambio de apoyo al Ejecutivo en el Congreso brasileño, conocida como escándalo del "mensalao". Además de Dirceu y Vaccari Netto fueron condenados el hermano del ex ministro Luiz Eduardo de Oliveira e Silva, y su ex asesor Roberto Marques. También recibieron sentencias a largos años de cárcel el ex vicepresidente de la constructora Engevix Gerson de Mello Almada, el ex director y el ex gerente de Petrobras, Renato de Souza Duque y Pedro José Barusco Filho, respectivamente, y varios empresarios vinculados al cambio de divisas ilegal o consultorías. Los delitos que se le adjudican a los condenados por el magistrado Sérgio Moro fueron cometidos en el marco de la red que permitió el desvío de entre el 1 y el 5 por ciento de los valores de los contratos firmados entre el ente y las constructoras. Esos contratos eran inflados y estaban previamente adjudicados a las empresas a través de licitaciones defraudadas.

Bajo la lupa. Políticos de tres partidos concentran la mayor cantidad de denuncias: el PT, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y el derechista Partido Progresista (PP). El PMDB es la fuerza política a la que pertenece el presidente en ejercicio, Michel Temer, quien asumió de forma interina la semana pasada después de que la presidenta Dilma Rousseff, del PT, fuera suspendida por el Senado, que la juzgará en los próximos 180 días. El PMDB rompió con el gobierno del PT antes de que se votara el "impeachment" de Rousseff, al igual que el PP, que es el partido que tiene la mayor cantidad de integrantes investigados por el caso Petrobras. Lanzada en 2014, la investigación apodada "Lava Jato" reveló una compleja trama de desvíos que defraudó a Petrobras durante una década, a un costo de más de 2.000 millones de dólares, para beneficiar a decenas de políticos y sus partidos, empresarios y funcionarios de la petrolera.

Polémico nombramiento. En tanto, el nuevo líder del gobierno interino de Temer ante la Cámara de Diputados de Brasil, André Moura, está procesado en tres expedientes por corrupción y es investigado en un caso de homicidio. Moura es diputado del Partido Social Cristiano (PSC) y es considerado un brazo derecho de Eduardo Cunha, el suspendido presidente de la Cámara baja que fue fundamental para la aprobación del juicio político contra Dilma Rousseff.

Moura está procesado por delitos de desvío de bienes públicos en el municipio de Pirambú, Estado de Sergipe, e investigado en la operación sobre la red de corrupción en torno a Petrobras, por su vinculación con Cunha. En su terruño, la fiscalía investiga una denuncia en su contra por la muerte de un rival político, pero la acusación está basada en declaraciones de varios de sus contrincantes electorales.

El PSC es la fuerza a la que pertenece uno de los posibles presidenciables de la ultraderecha brasileña, el diputado Jair Bolsonaro, quien al votar a favor del impeachment de Rousseff reivindicó la tortura contra la mandataria perpetrada por la dictadura militar (1964-1985).

Comentarios