Policiales
Sábado 16 de Julio de 2016

Condenan a los asesinos de un dirigente deportivo

Dos hermanos y un vecino recibieron penas de hasta 14 años por la muerte de Nelson Gustavo García, dirigente del club Coronel Aguirre

La causa por la ejecución del directivo de un club de fútbol de Villa Gobernador Gálvez y el ataque a tiros y cuchilladas que sufrieron dos de sus hermanos definió a los responsables del episodio: tres vecinos de las víctimas que fueron condenados por esa agresión de septiembre de 2012. Los acusados recibieron entre 12 y 14 años de prisión y la sentencia fue confirmada por la Cámara Penal. Sólo que, por un giro técnico, deberán atenuarse las penas. Es que los habían condenado como coautores de un crimen con arma de fuego y, según la autopsia, la muerte no fue causada por los balazos sino por un corte de cuchillo que prácticamente degolló a la víctima, lo que encuadra bajo la figura de homicidio simple.

Con esos cambios, los camaristas confirmaron a José Luis Rodríguez, de 33 años; su hermano Sergio, de la misma edad; y su vecino Roberto Carlos Tarnavassa, de 38, como coautores del crimen de Nelson Gustavo García. La víctima tenía 29 años, le decían "Bebo" y era dirigente del club Coronel Aguirre la trágica madrugada en la que su familia festejaba un cumpleaños.

En la brutal confrontación resultaron heridos sus hermanos Daniel Hipólito, de 40 años, quien sufrió heridas de bala en piernas, brazos y el tórax; y Claudio, de 33 años, con lesiones de arma blanca y de fuego a las que sobrevivió "por obra del azar, del destino o de Dios", según dice el propio fallo.

Los jueces Carina Lurati, Carlos Carbone y Guillermo Llaudet confirmaron días atrás la condena que el juez Edgardo Fertitta les había impuesto el año pasado a los tres acusados como coautores de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por las lesiones graves causadas a los sobrevivientes. José Luis Rodríguez, a quien le dicen "Pepo", recibió entonces 14 años de prisión y fue declarado reincidente. La misma pena le impusieron a su hermano Sergio, alias "Quemado"; y 12 años a Tarnavassa.

Para los camaristas existen pruebas de que fueron ellos los autores del ataque porque así lo declararon numerosos vecinos y familiares de los García. Sin embargo modificaron la calificación legal para los tres al entender que corresponde el delito de homicidio simple ya que la autopsia determinó que la herida fatal fue cometida con un arma blanca.

Pelea en la calle. El crimen fue el desenlace de una pelea en la que sólo uno de los bandos estaba armado y mostró una bronca que "venía de mucho antes". Ocurrió a 250 metros de la cancha de Coronel Aguirre, en Pasaje 6 y San Nicolás. Allí festejaban el cumpleaños de una hermana de los García, que a las 3.30 salieron a buscar a otro hermano que regresaba de trabajar en colectivo.

Al bajar del ómnibus Carlos García fue sorprendido por una gavilla liderada por Pepo y Quemado. Primero le pidieron cigarrillos y en un descuido lo encañonaron y le quitaron el bolso. Mientras eso sucedía llegaron los tres hermanos García y se desató una pelea desigual: los atacaron con armas y cuchillos.

Bebo García, quien vivía en el barrio con su esposa y una nena de 6 años, recibió la peor parte: dos disparos en las piernas, uno en el abdomen, un puntazo en el pulmón izquierdo y otro en el cuello que le causó la muerte. Sus hermanos, en tanto, debieron ser internados.

Tras el desbande posterior a la pelea los atacantes regresaron a su casa, a unos 40 metros de la escena, donde más tarde los detuvo la policía y se secuestró un arma sin capacidad de disparo. Luego, en ese lugar se agolpó cerca de medio centenar de personas que incendiaron las viviendas de los entonces sospechados y ahora con condena confirmada y pena a definir.

Los defensores de todos ellos plantearon retoques al fallo inicial. Entre otros argumentos, señalaron que los condenaron como coautores de un homicidio agravado por el uso de arma cuando, según la autopsia, la herida letal fue ocasionada con la cuchilla que portaba José Luis. Este planteo fue aceptado por los camaristas, para quienes "no caben dudas de que los hermanos Rodríguez y Tarnavassa acometieron contra los cuatro hermanos García munidos de armas de fuego y un cuchillo".

Comentarios