Policiales
Sábado 06 de Agosto de 2016

Condenan a cinco años de prisión a un policía por balacera en un McDonald's

La sentencia fue dictada ayer en una audiencia oral por la jueza Raquel Cosgaya, quien dictaminó que el ex agente del Comando Radioeléctrico siga en prisión domiciliaria hasta que el fallo adquiera firmeza.

El policía Alejandro Darío Vallejos fue condenado a 5 años de prisión efectiva como autor penalmente responsable de abuso de arma en concurso real con portación ilegal de arma de fuego de guerra en calidad de autor por el ataque perpetrado la mañana del 3 de abril de 2015 en el McDonald's de Pellegrini y Corrientes, hecho en el que resultaron heridos por perdigones dos clientes y un empleado del comercio.

La sentencia fue dictada ayer en una audiencia oral por la jueza Raquel Cosgaya, quien dictaminó que el ex agente del Comando Radioeléctrico siga en prisión domiciliaria hasta que el fallo adquiera firmeza.

Durante sus alegatos, la fiscal Marisol Fabbro había solicitado 7 años de cárcel para Vallejos al entender que lo suyo fue " un comportamiento dirigido a causar la muerte y en el cual evidenció un desprecio por la vida humana al ingresar a un local lleno de gente buscando venganza por una humillación". Por su parte Sergio Casas, defensor del acusado, pidió la absolución por "falta de certezas" y admitió que su cliente actuó "bajo un alto grado de alcoholización que le ocasionó un trastorno transitorio incompleto que le impide recordar lo ocurrido".

Gresca y tiros. El día del hecho, según se acreditó, Vallejos entró armado al Mc Donald's y efectuó tres disparos que hirieron a dos clientes y a una empleada. En su descargo el policía dijo que a ese lugar fue "sólo al baño", que "fue atacado por un grupo de cinco jóvenes" y admitió que estuvo "desubicado". Antes había ingresado al local junto a Javier H., un hombre que luego fue sobreseído, y mantener una discusión con un grupo de muchachos que prosiguió en la vereda del local.

Cuando ese grupo volvió al McDonald's, Vallejos fue a su auto, buscó una pistola calibre 9 milímetros y reingresó efectuando los disparos por los que fue juzgado.

Ayer, al finalizar la audiencia, el defensor de Vallejos expresó que "si bien la fiscal Marisol Fabbro no pudo sostener la tentativa de homicidio ni las supuestas lesiones, la pena debió ser menor a la impuesta". Y explicó que a su entender "se prejuzgó a su cliente por la condición de policía, algo que en el juicio siempre se sostuvo como un agravante más allá de que el hecho nada tuvo que ver con su condición en la fuerza".

Finalmente, el letrado expresó: "Hemos ganado una parte del juicio. Hemos echado por tierra la acusación fiscal sobre la idea de que mi cliente entró a tirar con intenciones homicidas. Y hemos echado por tierra las supuestas lesiones por los disparos, por lo que estamos conforme con el trabajo de la jueza Cosgaya aunque debió tener presente su calidad de primer antecedente y dejar la condena en suspenso".

Comentarios