Información Gral
Viernes 18 de Noviembre de 2016

Condenado por violación y prófugo hace 5 años, fue hallado por una víctima

Un hombre que fue condenado en 2011 a 20 años de prisión por haber violado al menos a cinco mujeres en el partido bonaerense de La Matanza y que está prófugo desde el día en que se conoció su sentencia, fue hallado en abril último en su casa por una de sus víctimas, pero escapó y continúa en libertad, según aseveró la mujer.

Un hombre que fue condenado en 2011 a 20 años de prisión por haber violado al menos a cinco mujeres en el partido bonaerense de La Matanza y que está prófugo desde el día en que se conoció su sentencia, fue hallado en abril último en su casa por una de sus víctimas, pero escapó y continúa en libertad, según aseveró la mujer.

   La cuestión se conoció ayer a la mañana cuando Romina, una de las mujeres que denunció a Alejandro Javier González (37) por abusar de ella en 2005, relató en diálogo con el canal TN que el 4 de abril lo encontró en su vivienda de la localidad bonaerense de González Catán.

   González no se presentó a la audiencia a la que llegó en libertad convocada el 14 de marzo de 2011 por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Matanza, en aquel momento integrado por los jueces Graciela De Palo, José Lecce y Arturo Federico Gavier.

   Desde ese día, se libraron varios pedidos de captura tanto nacionales como internacionales, pero el hombre los eludió durante los años siguientes.

    "Después del juicio empecé a investigar, porque veía que nadie hacía nada, que pasaban los años y esto seguía así", dijo la mujer, y comentó que tras verlo en varias oportunidades en su barrio, decidió "notificar a la comisaría más cercana a mi domicilio".

   Sin embargo, Romina relató que en la seccional le decían "que era imposible" porque el hombre "tenía una sentencia y pedidos de captura", por lo que "no podía ser verdad" que lo hubiera visto.

   La víctima manifestó que, tras intentar radicar sin éxito la denuncia en el Juzgado y la Fiscalía que habían intervenido en la causa decidió "agarrar el expediente e ir hasta su casa", haciéndose pasar una asistente social.

   "Salió, le dije que se quedara tranquilo, que iba a venir un patrullero a notificarlo por una causa, y él me respondió con una palabra muy grotesca y fuera de lugar, se dio cuenta que era una de las víctimas, entró y cerró todo", recordó.

   Además, contó que al producirse ese encuentro llamó al 911, pero el móvil policial tardó casi dos horas en llegar a la vivienda, mientras familiares de González la agredían y los vecinos de la zona se acercaban al lugar.

Comentarios