Central
Martes 01 de Noviembre de 2016

Condenado a la victoria

Coudet, que no quiso hablar de su continuidad, dijo: "Es un partido de eliminación y queremos seguir en la copa".

Eduardo Coudet arrancó la conferencia de prensa un poco alegre como para romper el hielo. "No, no lo tenemos. No lo tenemos", fueron las primeras palabras que ofreció el entrenador de Central en tono de broma cuando se lo consultaba en off por el equipo. Luego se puso serio como pocas veces y comenzó a dialogar con los medios de modo pausado y firme. Al igual que en las últimas entrevistas, el Chacho mostró una versión seria. Entre las frases que fue exteriorizando, el entrenador canalla afirmó que "es un partido de eliminación, por ende es importantísimo y queremos seguir avanzando en la copa". Además destacó que "habrá que estar muy atentos porque los errores se pueden pagar caros". Y se tocó un tema que ya es vox pópuli. Y es si consideraba que estaba en duda su continuidad en caso de que mañana no logre la clasificación. A lo que el técnico manifestó con mirada fija y tono grave: "No voy a hablar de un tema personal".

Al momento de dar los once reflejó: "Mañana (hoy) vamos a confirmar el equipo". A priori, resulta llamativo que el Chacho aún no lo haya definido cuando invierte la mayoría de su tiempo en fútbol, análisis y teorías tácticas. Quizá, el nada confortable momento que atraviesa lo lleve a especular o a dudar más de lo normal.

Pero la única duda que tiene, al menos así se desprende por los nombres que no viajaron para el partido ante Huracán, es quién será el acompañante de Marco Ruben. Todo apunta que será Teo Gutiérrez (ver página 4), pero el técnico canalla suele sorprender con algunas de sus decisiones a la hora del armado final del equipo.

"Los que jugaron el sábado hicieron trabajos de recuperación", deslizó ayer a la tarde el entrenador en referencia a ese puñado de apellidos que son considerados suplentes para el compromiso en Córdoba. No obstante, las diversas voces consultadas afirmaron que la práctica tuvo un instante en el que prevaleció un trabajo de posesión con casi todos los profesionales que tiene en cuenta (ver aparte).

Después se fue metiendo en lo que será uno de los desafíos más importantes para este ciclo. Central buscará mucho más que meterse en las semifinales de la Copa Argentina por tercera vez consecutiva ante Boca. "Es un partido importante ante un rival importante, y trataremos de imponernos", sostuvo el técnico.

Cuando se le mencionó que se había guardado a casi todos los titulares, y que a su vez el colombiano Teo Gutiérrez había jugado los 90 minutos ante Huracán, el Chacho fue tajante a la hora de responder. "Mañana (hoy) vamos a confirmar quiénes serán los once", acotó sin deseos ni interés de brindar más detalles o ser más preciso en la respuesta.

Luego hubo un fugaz instante en el que predominó un clima rígido. Fue cuando se lo consultó sobre si su continuidad dependía de si Central clasificaba o no mañana. "No voy a hablar de un tema personal. Estoy enfocado en lo que será este partido. Tengo mucha confianza en pasar de fase y con la cabeza puesta en eso", respondió con cara de pocos amigos.

También ponderó las virtudes del rival inmediato: Boca Juniors. "Nos preocupa que es un gran equipo con muy buenos jugadores. Tiene un gran cuerpo técnico al cual conozco", declaró. "Aunque lo que más preocupa es lo que podamos generar nosotros, pese a que tenemos jugadores de jerarquía", acotó.

A la hora de dar su punto de vista sobre cuánto condicionará el partido por cuartos de final frente a Boca, con todo lo sucedido en la pasada final y lo que se vivió además con las declaraciones del vicepresidente primero Luciano Cefaratti, entre otros temas, el Chacho fue punzante.

"A mí no me condiciona nada. Vamos a jugar un partido importante y estamos en condiciones de hacerlo", afirmó antes de resaltar que "es un partido decisivo".

Comentarios