Policiales
Jueves 12 de Mayo de 2016

Condenado por el robo a un galpón de Rosario Bus

Es el tercer hombre que recibe una pena, mediante juicio abreviado, por el atraco perpetrado en abril de 2015 en Villa G. Gálvez.

Otro acusado del violento robo a mano armada en el galpón de Rosario Bus, en Villa Gobernador Gálvez, fue condenado a 3 años de prisión efectiva en un juicio abreviado. La condena se suma a la que habían recibido en octubre dos hermanos penados mediante el mismo procedimiento, a quienes les decomisaron un auto y armas, y fueron obligados a devolver 32 mil pesos a la empresa. Un cuarto hombre está prófugo y se investiga a otros dos.

El abreviado fue cerrado entre el fiscal Fernando Dalmau y los defensores Hernán Tasada y Mariano Scaglia ante el juez José Luis Suárez. Ezequiel Aníbal Romera, un chapero de 34 años apodado "Kelo", aceptó una pena de 3 años de prisión efectiva como coautor de robo doblemente calificado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no pudo acreditarse y por ser cometido en poblado y en banda. En ese golpe del 24 de abril de 2015 la banda se alzó con más de medio millón de pesos.

Una causa sumada. A esa imputación se sumó otra de lesiones leves dolosas calificadas por el vínculo, por agredir a una ex pareja siete meses antes del asalto, el 8 de septiembre de 2014. La víctima denunció que a las 19 de ese día estaba en la plaza de Sánchez de Thompson y Grandoli cuando se acercó Romera con su novia. Entre los dos la arrinconaron y le pegaron hasta que intervino el encargado de la calesita. La pena total es de tres años de prisión efectiva y vencerá en 2018.

Un dato "justo y preciso" sobre el día y hora de pago de horas extras a los choferes fue lo que permitió planificar el asalto del 24 de abril del año pasado en los talleres de Rosario Bus, en San Martín 3550 de Villa Gobernador Gálvez. Ese día cuatro asaltantes llegaron al galpón y el ya condenado Emanuel Olivera encañonó a un chofer que esperaba su paga en una oficina. "Abrime o le vuelo la cabeza", amenazó a un empleado de la firma, quien no tuvo más remedio que guiarlos hasta el lugar donde tenían el dinero.

En ese momento entraban a la oficina otros dos choferes que terminaron maniatados con precintos plásticos mientras la banda completaba su trabajo. No sólo embolsaron 600 mil pesos para el pago de horas extras sino que despojaron del efectivo que tenían un maquinista y un tapicero. Al administrativo, además, le sacaron el celular y lo dejaron encerrado bajo llave en una oficina tras guardar la plata en una mochila. Luego huyeron en un Peugeot 106 bordó de Olivera por la ruta 21 hasta Rosario. Los seguía un Chevrolet Astra en el que iba su hermano Maximiliano.

Condenas previas. Los dos Olivera fueron condenados a 3 años de prisión en octubre pasado. Emanuel con cumplimiento efectivo y si bien ya cumplió los 8 meses que le permiten reclamar la libertad condicional, sigue preso porque se lo investiga por un asalto ocurrido unos días antes en Transatlántica, de Rioja y Mitre. Fue el 17 de abril, alrededor de las 14, cuando un portavalores fue despojado de 20 mil euros y 30 mil reales. Los maleantes lo obligaron a subir a un Peugeot 106 y por eso fue vinculado al robo Olivera, aunque sus defensores aseguran que no estuvo allí ni aparece en la filmación del hecho. En esta causa el fiscal Nicolás Foppiani pidió una condena de 8 años de prisión al presentar su acusación previa al juicio.

Su hermano Maximiliano, empleado de seguridad en la Facultad de Bioquímica, recibió la pena condicional por el decomiso de un Chevrolet Astra negro que será destinado a uso oficial. Fue hallado en una serie de allanamientos junto con un revólver 32 largo, otro calibre 38 y una pistola 9 milímetros aptas para el disparo, además de otras dos pistolas calibre 22 sin capacidad de fuego. También se hallaron un bolso con precintos plásticos, el Peugeot bordó, uniformes del Correo Argentino, 56.000 pesos y 3.850 reales. La pesquisa llegó a los acusados al ser captados en las filmaciones de Rosario Bus y en escuchas. Romera fue apresado más tarde, el 17 de diciembre. Como lleva 5 meses presos y no tiene antecedentes, en tres meses podría pedir la libertad condicional.

En el caso hay un prófugo apodado "Paquete" y otras dos personas imputadas sobre las cuales aún no hubo resolución judicial, aunque siguen ligadas al caso. Se trata de Juan Carlos C., un remisero de 40 años; y Guido H., empleado de una panadería, de 27 años.

Comentarios