Economía
Jueves 20 de Octubre de 2016

Computadoras: fábricas en alerta por la baja de aranceles

La iniciativa del gobierno nacional de abaratar la importación tiene impacto en el sector. El caso de las firmas con sede en la región.

El anuncio del gobierno nacional de llevar a cero la tasa de importación de computadoras y sus componentes alarma a los fabricantes, ensambladores y gremios, que estiman una pérdida de más de diez mil puestos del rubro a nivel nacional, de los cuales unos tres mil podrían corresponder a la provincia de Santa Fe, y piden gradualidad para morigerar el impacto y evitar despidos.

La novedad se conoció en el marco del reciente coloquio de Idea, donde fuentes del Ministerio de la Producción defendieron la medida por cuestiones de competitividad. La iniciativa, que será tomada en forma unilateral en el marco de las excepciones que Argentina y Brasil pueden tomar dentro del Mercosur, comenzaría a regir en 2017 y consistirá en la baja a 0 por ciento del arancel del 35 por ciento. Según fuentes oficiales, el objetivo es que el precio al público baje alrededor de un 12 por ciento.

El propio gobierno admite que afectará a miles de trabajadores de la línea de ensamblaje. El cálculo de las compañías y gremios oscila entre 5.000 y 12 mil empleados.

"Estamos de acuerdo con que los costos de la tecnología bajen, el problema es el cómo; y en este contexto de recesión la medida sólo va a terminar con gente en la calle y pymes en quiebra", alertó Sergio Airoldi, socio y gerente general de la firma rosarina Air Computers.

La empresa rosarina es una de las principales fabricantes, ensambladoras y mayorista de computadoras y componentes informáticos del país, creadora de la marca tecnológica CX, y con bases operativas en Rosario, Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y el gran Buenos Aires.

El empresario consideró que la reducción debería ser gradual, "si no el fenómeno va a ser parecido al tarifazo: todos sabíamos que la energía estaba subsidiada y que había que encontrar un punto en el que se deje de subsidiar, pero es un desastre hacerla de un día para el otro". Desde su punto de vista, de concretarse la reducción arancelaria, habrá "pérdida de fuentes laborales".

Riesgo local. Además, señaló que en la empresa que dirige corren riesgo entre 100 y 150 fuentes laborales del área productiva, que deberá cambiar su formato de trabajo. Esta situación "se va a repetir entre unas 15 y 20 empresas grandes del resto del país, donde hay más de 5 mil argentinos que trabajan ensamblando maquinitas, haciendo ciertas instalaciones, que se van a reemplazar automáticamente por una caja hecha con mano de obra extranjera", lamentó.

En Santa Fe habría en riesgo unos tres mil puestos, según datos de distintas cámaras que nuclean a empresas del rubro. "Después hay unas 10 mil pymes en el país que se dedican al negocio tecnológico, muchas no van a subsistir y lo cierto es que el negocio va a quedar para las grandes compañías internacionales", agregó Airoldi.

Para el empresario es conveniente que "en lugar de reducir el arancel 35 por ciento al 0 por ciento, lo hagan al 16 por ciento y que las partes pasen al 0 por ciento durante todo un año, para que toda la industria local pueda seguir subsistiendo mientras se espera que la economía arranque, empiecen a aparecer otras opciones y la gente afectada se pueda colocar en otros trabajos". Consideró que hoy la reinserción en otras líneas dentro del rubro "no es viable, salvo en las grandes empresas de Tierra del Fuego", que además fabrican equipos de aire acondicionado, televisores y celulares.

"Todos tenemos la esperanza de que en 2017 haya una reactivación, pero lo que veo hoy es que quien se queda en la calle no sabe dónde va a ir a buscar trabajo".

El empresario también admitió que "no le cierra" que "el objeto del deseo tecnológico", el celular, haya quedado excluido de la medida de reducción arancelaria, siendo que "vale 100 por ciento más que en cualquiera de los paraísos donde los argentinos van a comprar".

Según Airoldi, cuya empresa ensambla y comercializa la marca CX, "no hay (en la iniciativa) un equilibrio en el sentido que están buscando al no tocar los celulares ni los televisores", remató.

Comentarios