Edición Impresa
Sábado 19 de Octubre de 2013

Computación, una carrera con demanda laboral

Es una licenciatura de alta exigencia que dicta la universidad pública. De 100 graduados, el 60 por ciento está trabajando en industrias e investigación

La computación crece cada vez más como una carrera de alta demanda laboral. De los 100 jóvenes que se gradúan por año en la Universidad Nacional de Rosario (UNR), el 60 por ciento está trabajando, y muchos consiguen insertarse en un puesto antes de recibirse. Es una licenciatura de alta exigencia, pero los estudiantes que la eligen aseguran que es una alternativa atractiva en tanto enseña "a resolver problemas". Se apoya en una filosofía que promueve el uso del software libre. Esta semana y con el objetivo de promover entre estudiantes secundarios el estudio de la computación, el contacto entre alumnos de la facultad con investigadores y profesionales del área, además de ofrecer un espacio de actualización y conocer las novedades de la industria del área, se realizaron en Rosario las Jornadas de Ciencias de la Computación (JCC). La convocatoria lanzada desde el Departamento de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la UNR fue abierto y se concretó en la sede de Pellegrini 250.

"De los más de cien graduados por año en la carrera, el 60 por ciento ya trabaja en el sector productivo. Hemos realizado un replanteo; antes se pensaba que la licenciatura estaba más dedicada a lo académico y a la investigación, pero tiene un perfil amplio en el espectro laboral", dice Ana Casali, directora del departamento de Ciencias de la Computación y profesora adjunta del de Sistemas de Informática.

La carrera (licenciatura en ciencias de la computación) arrancó en 1995 y los primeros en egresar lo hicieron en el 2000. Es una de las más jóvenes de la UNR, lo que también significa una limitada difusión de sus alcances, programas y filosofía. Una de las razones por la que los estudiantes de escuelas secundarias acordaron participar del encuentro fue la necesidad de conocer el funcionamiento y objetivos de las ciencias de la computación, como un aporte a la hora de elegir qué y dónde estudiar.

"Hay una gran demanda de trabajo, tratamos de que los alumnos terminen la carrera, porque al conseguir un puesto en los primeros años, luego se hace difícil seguir con ambas ocupaciones", dice Ezequiel Postal, estudiante de 5º año y que transita sus primeras experiencias docentes en la carrera.

Al consultarlo sobre la elección de la facultad, explicó: "Me gusta porque tienen mayor amplitud en el contenido, en la formación. El enfoque es distinto y se busca ver las bases de las cuestiones, cómo funcionan. Me pareció eso importante para luego adaptarlo a las nuevas tecnologías, con las herramientas que se van adquiriendo".

"En las jornadas buscamos incentivar a los estudiantes secundarios para que sigan la carrera", resalta Juan Manuel Barufaldi, alumno de 4º año universitario. "Les decimos que aquí se enseña a resolver problemas y no sólo a programar. Hay una visión más amplia de la problemática, y hay una dinámica que ayuda a disponer de herramientas en el ámbito de la computación, que en la industria y la investigación son muy útiles".

Promoción. Las primeras jornadas se realizaron en noviembre de 2000 y en cada encuentro anual participan investigadores de la universidad y de empresas de desarrollo de software local, estudiantes y de universidades de la zona, como la Universidad Nacional de La Plata, la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Nacional de Río Cuarto y la Universidad de la República (Montevideo-Uruguay).

"En esta oportunidad, ampliamos un día más el encuentro. El miércoles presentamos a la Fundación Sadosky, con su trabajo de promoción para incentivar a alumnos de la secundaria y convocarlos a que sigan estos estudios. También las empresas hablaron sobre la renovación tecnológica", explica Casali, también investigadora del Centro Internacional Franco Argentino de Ciencias de la Información y de Sistemas (Cifasis, Conicet-UR).

Sobre el proceso de llegada de la propuesta educativa a los adolescentes, resalta que "antes era muy común que la gente pensara que la licenciatura está más orientada a lo académico y a la investigación. Pero el perfil tiene un amplio espectro laboral".

En los tres últimos años, recibieron unos 70 ingresantes en cada ciclo. "La carrera se inició en 1995, y somos la más joven de la universidad. Fuimos evaluados y acreditados con los mejores resultados por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau)", relató Casali.

La licenciatura tiene un plan de estudios para 5 años, pero muchos la hacen en 6 porque también trabajan. Cursan en laboratorios compartidos, con buen equipamiento y también algunos alumnos traen sus computadoras. También destacó el apoyo de colegas de la universidad uruguaya y de la cordobesa.

Filosofía. "Hace años, la carrera decidió utilizar la postura de software libre. No se trata únicamente de emplearlo porque no tenga costos, sino porque se puede actuar sobre él, se lo puede modificar y para no crear dependencias con ciertos productos", resaltó Casali.

"Más que enseñar productos —agregó—, enseñamos fundamentos. Son bases para que los alumnos trabajen y puedan crear sin dependencias. No se enseñan materias de un programa determinado, se las enseña para que luego puedan disponer de ellas".

"La base de la formación es la matemática, la lógica es el soporte necesario para la tecnología. Pero en el nuevo plan de 2010, también hay tres materias optativas, como las destinadas a generar ideas emprendedoras. Algunos egresados formaron una miniempresa y muchos se inician con emprendimientos propios", precisó finalmente Casali.

Capacidades. Entre las materias, se hallan las referidas a teoría de la computación, algoritmos y lenguajes, arquitectura, sistemas operativos y redes, ingeniería de software, bases de datos y sistemas de información, aspectos profesionales y sociales. "El licenciado en ciencias de la computación es un graduado universitario con sólida formación básica y una preparación técnica general que le permite comprender, adecuar, desarrollar y aplicar los elementos científicos y las tecnologías vinculadas con la informática", precisan a nivel institucional.

Sobre las capacidades y habilidades profesionales, también se señala que el graduado tiene "capacidad para utilizar los conocimientos científicos y tecnológicos sistemáticamente en la resolución de problemas relativos a su profesión". Además, se explica que puede "valerse de diversas tecnologías aplicadas y conocimientos básicos para intervenir en el desarrollo de proyectos que requieran herramientas informáticas. Y afrontar la permanente actualización requerida en su especialidad".

Comentarios