Edición Impresa
Sábado 26 de Mayo de 2012

Cómo se supervisan los jardines de infantes particulares que hay en Rosario

Para funcionar deben tener un "certificado aprobatorio" de la Municipalidad. Qué deben saber los padres

Casi 11 mil chicos que tienen entre 45 días y 4 años asisten a alguno de los 194 jardines de infantes y maternales que hay en Rosario. Son los llamados jardines particulares, que no reciben fondos del Estado, sino que se sustentan con los aranceles que pagan los padres. La responsable de la Supervisión de Jardines de Infantes Municipal, Natalia Alvarez, explica qué deben saber las familias sobre estas instituciones.

Hasta los 5 años que es la etapa obligatoria del nivel inicial de enseñanza, los padres son los que deciden si quieren y pueden costear el pago de una salita de jardín. Más allá de las necesidades laborales de las familias, hay coincidencia entre los especialistas en educación que esta es una etapa clave para el aprendizaje de los más pequeños.

En Rosario, la mayor parte de los jardines particulares se concentra en la zona centro de la ciudad: hay 70 sobre 194 en total. Pero en todos los casos por igual, explica Alvarez, para funcionar requieren de un "certificado aprobatorio" que otorga esta Supervisión, dependiente de la Dirección General de Infancias y Familias de Promoción Social.

Para alcanzar este certificado, las instituciones deben presentar una serie de documentaciones y demostrar que el espacio físico es apto y seguro para recibir a los más chicos. Pero además —relata la responsable de este área— la Supervisión alcanza a la dimensión pedagógica. "Se les exige una planificación mínima de contenidos que responda a la etapa de aprendizaje de los niños", dice. El área también asesora sobre aspectos educativos y técnicos.

Señala que todos los jardines de la ciudad están habilitados para trabajar. Y que se verifica que se cumpla con la normativa con visitas periódicas, desde esta área u otra relacionada. La Supervisión trabaja junto a otros organismos del Estado municipal, como el Instituto del Alimento, Habilitaciones e Inspección de Comercio.

Entre los requisitos que se piden para habilitarlos, "está el organigrama de las personas que van a cumplir funciones en los mismos; y que quienes sean docentes tengan el título de nivel inicial, y en el caso de los auxiliares se acepta un curso de asistente infantil o bien tener el tercer año del profesorado de esta enseñanza".

Los datos del personal constan en una documentación por escrito y hasta con fotos, "de manera que cuando se supervisa tengamos constancias que las que trabajan sean las mismas personas que han sido nombradas".

Natalia Alvarez explica que del seguimiento que realizan en los jardines surgen demandas muy puntuales, que se toman y derivan en actividades concretas. Entre ellas la capacitación al personal, que este año se focaliza en dos temas centrales: primeros auxilios y asistencia del jardín maternal.

También se desarrollan durante todo el año distintas actividades recreativas con los jardines, en los distintos distritos. El próximo será el 29 de mayo que viene, a las 10 y a las 14, en el Distrito Noroeste.

Ahora bien, ¿qué tienen que saber los padres cuando buscan un jardín para sus hijos? "Lo principal es que conozcan la institución, quiénes son los docentes, la rutina que ofrecen. Esto porque muchos se dejan llevar por el marketing, pero luego dentro hay un vacío importante", aconseja Alvarez.

Hay que saber que las cuotas que se cobran no están reguladas por la Municipalidad, sino que las fija cada jardín.

La Supervisión de Jardines atiende en el Distrito Centro, Wheelwright 1486, oficina 21, los lunes de 13 a 15 y los martes de 9 a 13, teléfono 4802999, interno 481. En esa oficina los padres pueden consultar, pedir asesoramiento y hasta denunciar irregularidades. También pueden escribir al email: supervisionjip@rosario.gov.ar, o bien consultar en www.rosario.gov.ar donde se ofrece una guía orientadora para las familias.

Comentarios