Opinión
Viernes 25 de Noviembre de 2016

Cómo se prepara Europa para Trump

Incertidumbre. La mayoría de los países apostó a una derrota del magnate. Los desafíos de la relación.

Todo el mundo enfrenta una era de cambios y mayor incertidumbre con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, pero el vértigo se agiganta para una economía con signos vitales preocupantes como la europea.

Como lo recordó el diario The Washington Post hace pocos días, la mayoría de los líderes europeos hacían votos por una derrota de Trump en las elecciones norteamericanas y ahora más que de "Unión" del viejo continente, cada gobierno parece hacer sus propios cálculos. Así, por un lado, los políticos británicos

—en el marco del "Brexit"— parecen dispuestos a ir corriendo a los brazos de su "aliado estratégico".

La "dueña" de Europa, mientras tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, le dio a Barack Obama en Berlín el escenario para plantear sus diferencias con el que será el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Y afirmó que está dispuesta a trabajar con Trump "siempre y cuando" mantenga los valores occidentales de tolerancia.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se quejó mientras tanto de que el Viejo Continente perderá dos años esperando a que Trump aprenda cómo funciona el mundo.

"Las diferencias son el primer signo de cómo se verá la alianza occidental bajo la presidencia de Trump: caótica, impredecible y más fracturada que antes", fue el duro diagnóstico político y económico del diario con sede en Washington.

Por un lado, están las dudas geopolíticos y de Defensa sobre cómo continuará la relación entre Estados Unidos y Europa, en el marco de las tensiones que proviene del Este, donde el ruso Vladimir Putin siempre está dispuesto a darle dolores de cabeza al Viejo Continente.

Pero en la economía la situación no se ve más fácil: el número dos del Banco Central Europeo, Vitor Constâncio, advirtió que "una gran gama de riesgos políticos podría inducir a shocks económicos" en el actual contexto.

El funcionario instó a mostrarse "prudentes" con respecto a las recientes subas en las bolsas, al indicar que eso "no necesariamente indique que la economía mundial entrará en una fase de mayor crecimiento".

Además, señaló que la idea de Trump de "poner a América primero" una serie de factores pueden hacer que un crecimiento de Estados Unidos no se refleje en el resto del mundo.

Es que el comercio mundial, ya muy débil, puede entrar en un "escenario de colapso, hiriendo a todas las economías abiertas dependientes de exportaciones", advirtió el funcionario de la autoridad monetaria europea.

A eso podría sumarse un golpe a los socios comerciales de Estados Unidos en mercados emergentes —el más notable de ellos, China—, sostuvo Constâncio.

"Para enfrentar una mayor incertidumbre, Europea necesitará profundizar su unidad e integración, volcándose más a su mercado doméstico para apuntalar un mayor crecimiento", remarcó.

¿Estarán los mecanismos continentales europeos preparados para estos desafíos, en medio de los todavía perceptibles coletazos de la última crisis financiera internacional? Parecen demasiadas preguntas sin respuesta cierta que se extienden hasta los últimos rincones de la economía global.

Nicolás Tereschuk

Noticias Argentinas



Comentarios