Ovación
Martes 11 de Octubre de 2016

Cómo no desconfiar

Cómo no van a desconfiar en Central del árbitro o directamente de lo que pase en el partido contra Boca por los cuartos de final de la Copa Argentina.

Cómo no van a desconfiar en Central del árbitro o directamente de lo que pase en el partido contra Boca por los cuartos de final de la Copa Argentina. Es lógico que las dudas atraviesen el pensamiento de los hinchas, jugadores, cuerpo técnico y dirigentes. Ya no sólo por lo que ocurrió en el Ceballosgate del año pasado, sino porque ahora los canallas se preguntan viendo más fantasmas que antes: "Si Boca le metió la mano en el bolsillo a Olimpia en un amistoso de morondanga, ¿por qué no la van a meter de nuevo?"

Con toda la razón del mundo, intuyen que otra vez Boca correrá con el caballo del comisario. Es que realmente no había ninguna necesidad de que el árbitro Fernando Espinoza inventara un penal (copyright de Diego Ceballos) para que a los pobres paraguayos no les quedara otra que retirarse ultrajados antes de los noventa minutos. Mucho menos en este momento en que el partido entre Central-Boca que se viene se juega más a ver quién golpea primero las puertas de las oficinas de la AFA para sacar alguna ventaja en la previa.

A Boca no le bastó con el bochorno de Córdoba en 2015. Ahora ya no tiene forma de ocultar que se maneja con la impunidad propia del poderoso. Si no tuvo el menor reparo en "robarle" la Copa Argentina a Central una vez, menos pensará si lo tiene que hacer de vuelta. Por eso es atendible que los dirigentes de Central busquen de todas formas cerrar el grifo para que no se filtren los contactos xeneizes. Si Newell's estuviera en esta situación seguramente estaría haciendo lo mismo. En Central ya se quemaron una vez con leche y no quieren ver más una vaca porque lloran. Es que después de lo que pasó el domingo con Boca en Jujuy, está bien que desconfíen.

Comentarios