Edición Impresa
Sábado 27 de Febrero de 2016

Cómo mejorar la enseñanza de las ciencias experimentales

Un curso de formación toma el desafío de pensar en aprendizajes más atractivos para los estudiantes. Comienza el viernes 4 de marzo.

¿Cómo mejorar la enseñanza de las ciencias? ¿Cómo hacer más atractivos estos aprendizajes? Un curso de formación en didáctica de las ciencias experimentales se propone responder a estos desafíos. Es de posgrado y lo organizan el área de Tecnología Educativa y el profesorado de química de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas (UNR). Comienza el viernes que viene y tiene la particularidad de invitar a sumarse a sus clases a maestros de grado, docentes del secundario y de la universidad.
  Celia Machado es la coordinadora del profesorado de química (UNR) y directora de este curso. Lo describe como un fortalecimiento para aquellos profesores que están dando clases, también para bioquímicos, farmacéuticos, profesionales de las ciencias experimentales que están enseñando. Y subraya que la formación ofrecida tiene la versatilidad suficiente para que coexistan en las clases maestros de escuelas primarias, con profesores de secundaria, de universidad o terciario.
  La educadora considera que es una buena oportunidad para debatir entre todos los aspectos disciplinares y didácticos sobre las ciencias experimentales (matemática, física, química, biología) en los distintos niveles. Además de Machado, el curso es dictado por un equipo de docentes e investigadores universitarios, formados en las didácticas de estas disciplinas: Gabriela García, Karina Trípodi, Claudia Teti, Alejandra Haidar y Andrés Espinoza Cara.

Eje central. Para cumplir con la meta de mejorar la enseñanza de las ciencias experimentales, Machado dice que un eje central del curso está en hacer experimentos: “En general en las escuelas no se hacen experimentos, por diversos motivos: porque no tienen laboratorios y otras veces se argumenta que es por la «indisciplina» de los jóvenes. Nuestra idea es ofrecer diseños experimentales lo suficientemente atractivos y curiosos para los estudiantes, de manera que no haya lugar al aburrimiento”.
  Pero también observa que “para hacer experimentos en el aula no siempre hace falta contar con un laboratorio”. “Pasa que históricamente, y tal como en general se vino desarrollando, la enseñanza de la ciencia fue aislada del fenómeno. Lo que nosotros proponemos es centrarnos en el fenómeno, traerlo al aula, por ejemplo el agua hirviendo que es algo cotidiano. O bien otro ejemplo como preguntarnos  ¿Por qué moja el agua? Si se puede reproducir de manera sencilla lo hacemos y sino lo podemos evocar”, detalla sobre una actividad necesaria que luego habilita a la descripción, a conocer las distintas aristas, a tener una explicación, donde se apelará al conocimiento científico que proporciona cada disciplina. Y también a enseñar y a aprender a través de la resolución de problemas.
  La propuesta se relaciona con una mirada diferente —dice Machado— de la ciencia que no sólo tiene que ver con prepararse para un estudio superior en el futuro sino para entender problemas cotidianos. “Se trata de alfabetizar científicamente. Que el estudiante tenga recursos científicos para poder responder a aquellas preguntas que le plantea la cotidianeidad”, sostiene y agrega que el curso está orientado a ofrecer las herramientas didácticas y disciplinares que ayuden a cumplir esos desafíos. La dinámica de la formación es presencial, abarca cuatro fines de semana, con clases los viernes por la tarde (de 17 a 22) y los sábados por la mañana (de 8 a 13).
  Libros de divulgación científica, programas de televisión, museos interactivos, muestras, entre otras iniciativas, promueven desde hace un par de años un acercamiento diferente a la ciencia. Machado opina que esto ocurre porque “la preocupación por la enseñanza de la ciencia es mundial”. “Ocurre —dice— que hoy en día no hay actividad que no esté atravesada por la ciencia y la tecnología. La vida de las personas está atravesada por ciencia y la tecnología, a favor o en contra”. También expresa que las herramientas científicas que pueda aportar la escuela deben servir para resolver problemas, responder preguntas desde lo fenomenológico. Y el campo de la didáctica de la ciencia —profundiza— surge para dar respuesta en ese sentido, satisfacer la curiosidad de chicos y jóvenes, además de promover la cultura científica y la formación docente en la enseñanza formal.
  Uno de los recursos previstos para usar en esta capacitación es el aprovechamiento de los entornos virtuales disponibles, tanto para profundizar en conocimientos como para diseñar propuestas para llevar al aula.

Clases presenciales. El curso de posgrado de formación en didáctica de las ciencias experimentales comienza el viernes 4 de marzo. Son encuentros presenciales, con cupo (para facilitar las clases experimentales), que se dictarán en la sede de Bioquímicas, de Suipacha 531. Hay tiempo de inscribirse hasta el próximo jueves 3 de marzo. Para informes e inscripción, llamar al 4804592/93 interno 229, o bien a los correos: cursos@fbioyf.unr.edu.ar ó cmachado@fbioyf.unr.edu.ar

El valor de las ferias

La ferias de ciencias que año a año sumar a miles de chicos y jóvenes a compartir sus investigaciones y experimentos resultan un recurso de aprendizaje fantástico. “Mucho más potente que la enseñanza formal”, considera la profesora Celia Machado. Además del entusiasmo que genera en chicos y docentes, las ferias implican otra manera de aprender y enseñar. “Cuando trabajamos con el fenómeno —dice— les hacemos describir a los estudiantes, y para eso hay que poner en palabras lo que percibís, hay que buscar las palabras apropiadas. El recurso lingüístico que abre ese abanico de descripciones es muy valioso”. Valora que estas ferias les permite a los chicos hacer el desarrollo de la expresión oral, del lenguaje escrito, con sus informes, infografías, también la organización del discurso. Además de la autoconfianza que promueve: “El hecho de pararse frente a un público, o donde el niño o joven debe dar una explicación coherente para que el público pueda interpretar e interpelar, es muy valioso. Nosotros apostamos a fortalecer esas áreas”.
    Y desde ya buscar también las explicaciones científicas a los fenómenos analizar en sus proyectos. Otra manera de acercarse a las ciencias.

Comentarios