Edición Impresa
Martes 02 de Junio de 2015

Cómo innovar con viejas recetas

lanes de gobierno. Los referentes del PRO en el área educativa plantean que la carrera profesional docente esté atada a mejoras salariales. Los sindicatos de maestros rechazan esta propuesta.

El coordinador de los equipos de educación del PRO en Santa Fe, Miguel Sedoff, anunció hace un mes en este medio que entre los proyectos principales que tienen como meta implementar —en caso de ser gobierno— está la "carrera profesional docente" atada a mejoras salariales.

En esa entrevista el abogado, asesor de buena cantidad de instituciones de educación privada, explicaba el plan: "El sistema va a seguir siendo como hasta ahora: vos seguís siendo docente, cobrando lo que cobrás y vas a seguir percibiendo lo que dice la paritaria. Vos elegís la carrera profesional docente, te vas a jerarquizar dentro del esquema y por tanto vas a entrar en un nivel de remuneración que tenga que ver con tu capacitación. Es a elección y voluntario".

Los sindicatos docentes pusieron el grito en el cielo y rechazaron de plano el proyecto apenas la noticia se hizo pública. Quizás el afán de ser protagonista por un día no le dio tiempo al PRO de aconsejar al abogado que justo esa no era la medida en carpeta para hacer pública en tiempos de elecciones.

No pasó mucho para que el referente educativo de Miguel del Sel en la provincia saliera a decir que "no dijo que lo dice el diario" y que quienes los acompañaban en la foto publicada con esa nota estaban algo así como de paso (por cierto, polémicos nombres).

A esta "desmentida" le siguió alguna que otra declaración, por lo alto y lo bajo, de los referentes del macrismo santafesino, tratando de quitarle importancia a las afirmaciones de quien señalaron como "alguien de poca incidencia y que se fue de boca". Entre ellos, el candidato a vicegobernador, el radical Jorge Boasso, que pidió a los docentes que "se queden tranquilos, porque la política educativa en la provincia la iban a manejar Miguel (del Sel)" y él.

Pero todo indica que el abogado no está de paso por el PRO santafesino y sus declaraciones no fueron "un error del diario". Por estos días la foto de Sedoff aparece junto a la del ministro porteño Esteban Bullrich y al economista Gabriel Sánchez Zinny, convocando a la presentación del libro de éste último "Educación 3.0. La batalla por el talento en América latina", para hoy en la Fundación Libertad.

Sánchez Zinny es máster en políticas públicas de la Universidad de Georgetown y uno de los asesores que le acerca letra a Bullrich en materia educativa. En el discurso del economista, que se presenta como experto en temas de educación, son palabras claves conceptos como calidad, eficiencia, nuevas tecnologías, talento, innovación, creatividad, emprendedores, evaluación, mercado laboral y prueba Pisa.

El joven máster es, además, autor junto a Bullrich del libro "Ahora… calidad. Apuntes para el debate sobre política educativa en Argentina". El texto es de 2011, el mismo año en que el titular de la cartera educativa porteña anunció una evaluación voluntaria a los maestros con un plus salarial ligado a los buenos resultados y a la capacitación. Medida que tampoco prosperó tal cual estaba diseñada originalmente por el rechazo de los gremios docentes.

Hasta el cansancio hay que recordar que uno de los primeros pasos que se dieron antes de implementar la reforma educativa de los 90 fue descalificar el trabajo docente, hacerlos responsables absolutos de los éxitos y fracasos de los alumnos para dar lugar a la receta conocida de la capacitación-evaluación-salario que asegurase la tan ansiada "calidad educativa". Si la fórmula neoliberal, que arrasó con no pocos sistemas educativos latinoamericanos, no avanzó más en la Argentina fue también gracias a la resistencia del magisterio y a los cambios políticos profundos que se dieron a nivel nacional a partir de 2003.

Renglón seguido, también hay que repetir que el mercado nunca abandona sus metas de hacer de la educación un negocio.

En una interesante nota de opinión publicada a principios de este año (16/02/15) en Infobae.com y titulada "La calidad educativa en América latina está en manos de los docentes", Gabriel Sánchez Zinny cita el informe del Banco Mundial (principal referente de las reformas educativas neoliberales) "Great Teachers: How to Raise Student Learning in Latin America and the Caribbean") donde entre otras revelaciones se advierte que "los docentes de América latina en general pasan apenas el 65 por ciento de su tiempo enseñando, comparado con el promedio internacional que ronda el 85 por ciento. (…) En consecuencia, las cifras sobre la pérdida de tiempo en el aula indican que hay que prestar atención a un problema más fundamental: el modo en que los docentes son reclutados, entrenados y compensados por su desempeño. Desafortunadamente, hacer cambios en este sentido no es tarea fácil dada la influencia de varios actores con un decidido interés en mantener el statu quo, incluidos sindicatos docentes, administraciones universitarias, e institutos de formación".

Lo que sigue en el análisis son los previsibles consejos que acercan asesores en educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de hacer "reformas más profundas", "modernizar la formación docente y los sistemas de evaluación".

Y como estamos en el siglo XXI, las reformas educativas eficientes y la búsqueda de los nuevos talentos ya no llegan con los power point que saturaron los cursos de capacitación en los 90, sino -entre otros buenos recursos- con plataformas virtuales.

Sánchez Zinny es cofundador de Kuepa.com, una plataforma educativa que ofrece un bachillerato y cursos a distancia; y se presenta como "un nueva forma de aprender", "digital" y de "calidad".

Y que al parecer puede también dar alguna que otra moneda. En 2013 los docentes denunciaron que el gobierno porteño le había entregado a Kuepa una base de datos de estudiantes (estimada en unos 120 mil) del bachillerato Adultos 2000. La que luego ofrecía hacer el bachiller "con mayores facilidades de cursado y mejor eficiencia" pero por 495 pesos por mes ("Terminar la secundaria es buen negocio"/ Página 12 del 17/10/13).

Pero Kuepa aspira a más que ofrecer cursos y secundario a distancia. Lo dice el otro cofundador de la empresa, Gonzalo Pulit: "Kuepa no busca ser un complemento del trabajo en el aula, sino que creemos que la educación oficial puede pasar por esta plataforma tanto en el aula como a distancia". Y explica así que Kuepa les permite a los profesores gestionar los contenidos y agregar los propios, difundir las calificaciones, realizar seguimiento de los alumnos que no estén teniendo un buen desempeño. Además de arriesgar nuevos perfiles para el rol docente como el de un "coach". ("Kuepa busca posicionarse como una nueva forma de aprender" Sobretiza.com 02/05/2013).

La distribución de netbooks a los escolares de la región es vista por Kuepa más que como un plan de inclusión educativa como otro potencial negocio. "Es un comienzo. Lo que debe seguir, dice Pulit, son servicios digitales para capitalizar el software de manera tal que mejoren los resultados de los exámenes, baje la tasa de abandono estudiantil y se puedan graduar mentes jóvenes innovadoras". ("La educación digital se abre camino en Latinoamérica", Latintrade.com 30/05/12).

En marzo de 2013, el prestigioso profesor norteamericano de la Universidad de Winsconsin (EEUU) Michael Apple, elegido como una de las cincuenta figuras más importantes del ámbito educativo del siglo XX, recibió de parte de la Universidad Nacional de Rosario el título de Doctor Honoris Causa. En esa oportunidad, convocó a los educadores a estar alertas, a través de sus sindicatos, sobre "los avances de la derecha, del mercantilismo" en el terreno de la educación pública.

A manera de ejemplo, recordó el acuerdo Nafta (en español, el Tratado de libre comercio con América del Norte) que define a la educación como un comodity. "Es una oración en un documento de 700 páginas, por el que las empresas corporativas pueden establecer escuelas tipo Mc Donalds".

Y regaló una idea que hoy, cuando hay sectores que acercan fórmulas para innovar con viejas recetas de los 90, resulta una buena invitación a pensar: "El neoliberalismo es una fábrica muy vasta de sentido común".

 

Comentarios