Edición Impresa
Sábado 12 de Abril de 2014

Cómo evitar la compactación del suelo

Expertos del Inta recomiendan estrategias de gestión para no perder calidad del suelo por tránsito en húmedo.

El tránsito en húmedo, provocado fundamentalmente durante la cosecha de los cultivos, afecta notablemente las propiedades físicas de los suelos, generando limitaciones al crecimiento de raíces y afectando la movilidad y disponibilidad de agua y nutrientes. Así lo destacaron los especialistas del Inta Silvina Bacigaluppo y Guillermo Gerster, quien agregaron que existen también otros efectos negativos de la compactación, como una menor actividad biológica que puede afectar incluso la nodulación del cultivo de soja.

Según estimaciones de ese organismo en Argentina, en años húmedos, el área agrícola con problemas de piso a cosecha es de 3 a 4.000.000 de hectáreas.

La superficie afectada por las ruedas de los equipos durante la cosecha (cosechadora y acoplados) es muy elevada, superando en algunos casos el 40 por ciento del área total del lote.

En planteos sin una adecuada rotación de cultivos, estos sectores compactos se incrementan año a año hasta generar pisos continuos subsuperficiales, que afectan negativamente el desarrollo y rendimiento de los cultivos.

En estudios realizados en el sur de Santa Fe, las mermas de rendimiento ocasionadas luego del tránsito en húmedo fueron de 8 qq/ha (quintales por hectárea) para soja, 10 qq/ha para maíz y 6 qq/ha para trigo.

Los expertos recomiendan algunas medidas para reducir la compactación por tránsito en húmedo, que incluyen en primer lugar equipar los equipos con rodados de mayor tamaño y utilizar cubiertas radiales, lo que permite incrementar el área de contacto rueda-suelo distribuyendo la carga en mayor superficie.

También ordenar el tránsito definiendo los sectores donde transitar con las tolvas autodescargables, así como considerar la posibilidad de descargar en cabeceras.

"Si bien este aspecto reduce la capacidad de trabajo del equipo, contribuye a disminuir de manera significativa el tránsito de tolvas dentro del lote", afirmaron. Del mismo modo, los especialistas aconsejan utilizar pilotos automáticos, lo que permite ser más eficientes utilizando el ancho de corte de la máquina reduciendo las superposiciones innecesarias, y no permitir nunca el ingreso de camiones dentro de los lotes.

"Aguardar, cuando el estado del cultivo y las condiciones climáticas pronosticadas lo permitan, condiciones de piso adecuadas para la realización de la cosecha", afirmaron en su trabajo, para agregar a continuación que la decisión de utilizar o no implementos de labranza profunda "requiere la realización de un diagnóstico previo y es imprescindible incorporar gramíneas en la rotación para mejorar su eficacia".

Por último, sugieren la incorporación de gramíneas de invierno (como por ejemplo trigo, avena, cebada, etc.) adecuadamente fertilizadas, ya que esta práctica contribuye a recuperar la porosidad de los suelos que puedan haber quedado afectados por el tránsito.

"Los lotes degradados en monocultivo de soja resultan más sensibles a la compactación por efecto de tránsito, mientras que en cambio aquellos lotes que hayan sido rotados con gramíneas de invierno y verano presentan una mayor porosidad y normalmente alcanzan rendimientos más elevados y estables", concluyeron.

Comentarios