Información Gral
Domingo 31 de Julio de 2016

Cómo es Bellavista del Jardín del Norte, el restorán de Rodrigo Messi en Barcelona

Abrió hace 10 días. A 10 minutos del Camp Nou, el lugar tiene varias referencias a Rosario e intenta recrear la vida de un pago chico.

Está diseñado como un pueblo imaginario, con su plaza, su iglesia, su fuente, su quiosco de diarios, su bar con metegol, su barbería/peluquería...

Son 1.000 metros cuadrados en el interior, divididos en dos plantas (algo así como 10 metros de frente por 50 metros de fondo cada planta). A lo que hay que sumarle otros 1.000 metros cuadrados de jardín más un estacionamiento para 30 vehículos.

Se trata de "Bellavista del Jardín del Norte" (denominación un tanto larga para un negocio gastronómico), el restorán que abrió sus puertas hace exactamente 10 días, el jueves 21 de julio, en la calle Enric Granados nº 86-88. Está a solo 10 minutos del Camp Nou, el estadio del Barcelona FC donde brilla el rosarino desde su más tierna adolescencia.

El emprendimiento pertenece a Rodrigo Messi, hermano de La Pulga, quien buscó como socios a "los hermanos Iglesias". Juan Carlos, Borja y Pedro Iglesias son los dueños de varios establecimientos gastronómicos en Cataluña, como Rías de Galicia, Espai Kru y Cañota y también socios de los cheff internacionales Ferran y Albert Adrià en otros restoranes como Tickets, Pakta, Hoja Santa, Bodega 1900 y Niño Viejo.

Así como Rodrigo Messi trabó alianza con los "restauradores" que más brillan en la marquesina para su negocio (en España se llama "restaurador" a quien dirige un restorán) también contrató los servicios de los diseñadores de espacios que marchan a la vanguardia y revolucionan la arquitectura interior y exterior.

Se trata del staff de El Equipo Creativo, compañía responsable de la ambientación de impecables lugares gastronómicos como OneOcean Club, Coctelería Blue Wave, Crew Lounge, Disfrutar, La Dolça de Tickets, Pakta, Ikibana, Tickets Bar y 41º Coctelera .

¿Que buscaron evocar Leo y Rodrigo Messi para sus inicios en el campo gastronómico? Que Bellavista del Jardín del Norte represente "ese pueblo que todos quisiéramos tener para sentir el placer de regresar y sentirnos en casa o echarlo de menos cuando estamos fuera".

Y esa es la razón que explica los "guiños" a nuestra ciudad de Rosario —la ciudad de los Messi y también de Antonella Roccuzzo, esposa de Leo— que están presentes en el lugar: Manantial de Rosario es el nombre estampado en los azulejos de la fuente (o pileta) donde los comensales pueden servirse agua con o sin gas.

El otro toque rosarino se advierte en la extensa carta del restorán. El plato estrella es el plato favorito de la Pulga: milanesa napolitana a caballo, sólo que apenas modificada y convertida en solomillo de buey y lacón —un fiambre derivado del cerdo— en lugar de jamón.

"Pueblo hermanado Rosario", se lee en la lámina de la carta.

Además, para mención, hay arroces con mariscos, pescados, sopas (vichysoisse y de salmorejo cordobés), patatas bravas, croquetas de jamón, ostras y tiradito de salmón, entre otras delicias gourmet.

Al "Bellavista del Jardín..." se entra por la "florería" y luego se pasa al "Colmado" (tienda de comestibles) donde se preparan sándwiches, se ofrecen desayunos y vermuts.

Enfrente está el "Quiosco", con diarios deportivos del siglo pasado, y el "Futbolín" o metegol. Cerca de las mesas de color "verde césped" se ubican los asientos a modo de bancos de suplentes de fútbol. En dos enormes televisores se puede ver el deporte rey. Las reminiscencia futbolera se completa con ilustraciones de botines, balones y trofeos hechas en tiza por el artista David Buisan, caricaturista de las revistas Vogue Japan, Esquire UK, El País, H Magazine, Maxim USA y otras publicaciones de ese nivel).

Luego está la "iglesia", en la que es posible comer en bancos de misa, presidida por una barra que en lo alto luce una réplica de la campana del Vaticano hecha por un artista maestro de Barcelona.

En la "plaza del pueblo" (pegada a la "iglesia") se concentra la mayoría de las mesas; sus lámparas recuerdan los fuegos artificiales, entre otras excentricidades.

Muy cerca está la "peluquería" con una silla de barbero donde por las mañanas atenderá un limpiabotas; a unos metros, un tocadiscos y unas máquinas de marcianitos (arcade). La planta baja se completa con el jardín hacia el centro de manzana.

En el piso de arriba existen cuatro reservados para 10 o 12 personas que disponen de un gran televisor y una PlayStation 4.

En el "pueblo" recreado de los Messi ya trabajan 70 personas entre el salón y la cocina, a cargo de la chef Mónica Morales. 

Qué se come. La idea es ofrecer precios populares y convertirse en un espacio de referencia en el barrio. De este modo, el horario ininterrumpido de apertura abarca desde el desayuno hasta la cena. La propuesta gastronómica se basa en elaboraciones distintas y de variadas procedencias para que "cada cual pueda tomar lo que quiera" . Se puede elegir desde un ceviche a unas papas bravas, un churrasco o una milanesa.

La diversidad de platos va desde los 10 hasta los 56 euros. La opción que más se ajusta al menú económico podría estar conformada por una entrada de sardinillas en aceite de oliva (7 euros) y un plato principal de mejillones a la marinera (9 euros), con una copa de vino blanco Raimat (4). Una opción cara puede ser una tapa de jamón de bellota (14) y una chuleta de buey (56). Los que están de paso pueden tomar unas cervezas (de 2,8 a 9 euros) con unas tradicionales tapas españolas (de 3,25 a 9,25).

Comentarios