Tarifazo
Martes 22 de Noviembre de 2016

Comienza la audiencia pública para debatir el aumento de la tarifa del agua

Usuarios expondrán sus críticas por el fuerte incremento propuesto por Aguas Santafesinas. Hoy, desde las 9, en la sede de la UNR.

Asociaciones que nuclean a los usuarios del servicio manifestarán su oposición al pedido del 89 por ciento de aumento para la tarifa del agua. A la audiencia pública convocada por el entre regulador del servicio para hoy, a las 9, en la sede de gobierno de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), llevarán sus críticas sobre el atraso en las obras proyectadas, como por ejemplo la instalación de micromedidores. Y también propuestas para que el gobierno provincial subsidie los costos de la energía.

A fines del mes pasado, Aguas Santafesinas (Assa) oficializó su pedido de aumento en cuatro tandas: 38 por ciento en el primer bimestre del año que viene y luego tres subas adicionales del 11 por ciento. Un alza que, al tratarse de ajustes acumulativos, roza el 90 por ciento en el año. Un porcentaje que las asociaciones de usuarios ya calificaron de "desproporcionado".

Estas posturas se reflejarán hoy en la primera de las tres audiencias públicas pautadas por el Enress para analizar el pedido de incremento en la tarifa del servicio. El jueves, la cita será en el edificio municipal de la ciudad de Casilda. Y el próximo miércoles en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral en la ciudad de Santa Fe.

Para la cita en Rosario se inscribieron unas treinta organizaciones defensoras de los derechos de los consumidores, asociaciones vecinales y referentes académicos. El resultado de las audiencias no es vinculante en función de la autorización del aumento, ya que en última instancia es la provincia la encargada de autorizar modificaciones en el cuadro tarifario del servicio.

Con críticas. No obstante, las asociaciones de consumidores adelantaron su rechazo al pedido de aumento. "Es un porcentaje importante, teniendo en cuenta el atraso que existe en las obras", sostuvo Valeria Schvarz, referente de Usuarios y Consumidores Unidos (UCU).

Según advirtió Schvarz, "la pretensión es desmedida teniendo en cuenta que no hay un buen servicio en todos lados" y apuntó que "de los siete acueductos previsto para llegar a nuevas localidades de la provincia, recién se están iniciando algunas inversiones mucho tiempo después de lo proyectado".

En el mismo sentido se explayó el titular del Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac), Juan Marcos Aviano, y anticipó que en la audiencia presentarán una contrapropuesta de aumento del 36 por ciento, dividido en cada uno de los seis períodos "que permitiría a la empresa mejorar su recaudación en un 21 por ciento".

Para compensar, desde el Cesyac se propondrá que la provincia asuma el subsidio de la tarifa de energía eléctrica "que resulta actualmente el principal costo que tiene el servicio".

Otra perspectiva. El titular de la cátedra del agua de la UNR, Aníbal Faccendini, también manifestó su rechazo al aumento de tarifa. "Reconocemos que la falta de inversión es un efecto residual negativo que viene de la época de la privatización y que se han hecho inversiones de envergadura, todavía quedan cuestiones importantes por hacer", explicó.

Por ejemplo, mencionó la colocación de medidores "lo que hace a la sustentabilidad ambiental y a que quien más consume abone más".

Además insistió con la necesidad de dotar a la firma de un nuevo marco jurídico, diferente a la ley 11.220 vigente actualmente. "Nosotros no estamos de acuerdo con el incremento. No sólo por la cuestión del 89 por ciento que superaría las previsiones inflacionarias y cualquier incremento de salarios, sino también porque consideramos que no se puede tarifar un derecho humano esencial como son el agua y las cloacas", sostuvo Faccendini.

Y volvió a reclamar que el servicio forme parte del presupuesto provincial, "tal como la educación o la salud". De esta forma, sostuvo, "no nos tendríamos que reunir cada año para discutir sobre la tarifa, sino sobre la calidad, cantidad y optimización del servicio y el buen vivir para la ciudadanía. Por eso es necesaria una profunda reforma a la ley que regula el servicio", concluyó.

Comentarios