Martes 06 de Junio de 2017

Comenzó el juicio que puede destituir a Temer por las cuentas de campaña de 2014

La última sesión se llevará a cabo el viernes próximo.

El Tribunal Superior Electoral de Brasil inició esta noche la primera de las tres sesiones del juicio sobre las cuentas de la campaña electoral de 2014 que puede derivar en la destitución del presidente Michel Temer, debilitado políticamente y contra las cuerdas a raíz de una reciente investigación por corrupción.
El juicio, que comenzó hoy, seguirá mañana y tendrá su última sesión el viernes, tiene como acusados a la fórmula presidencial vencedora en 2014, Dilma Rousseff-Michel Temer, imputados por el derrotado senador Aecio Neves de haber abusado del poder económico en la disputa con recursos ilícitos.
El fiscal del caso, Nicolão Dino, pidió la destitución de Temer y la inhabilitación por ocho años de Rousseff por abuso de poder económico, con el argumento de que la empresa constructora Odebrecht hizo donaciones a los partidos.
"Esperemos que prime el estado de derecho, pedimos la absolución y la no destitución del presidente Michel Temer. No es posible admitir delaciones dudosas como prueba, cuando deben tratarse no como fin, sino como inicio de investigaciones", dijo Marcus Vinicius Furtado Coelho, abogado del mandatario.
El instructor del caso, Herman Benjamin, incluyó en su informe sobre las cuentas de campaña de 2014 a la delación del empresario preso Marcelo Odebrecht y del ex publicista del Partido de los Trabajadores, João Santana, también un 'arrepentido' que colabora con la Justicia para reducir sus penas por lavado de dinero.
El abogado de Rousseff, Flavio Caetano, pidió la absolución al afirmar que no puede incluirse el testimonio de Odebrecht y de Santana, a quienes acusó de falso testimonio porque trabajan "en sociedad" .
Tanto la defensa de Rousseff como la de Temer argumentaron que no hubo testigos en la causa que dijeran haber aportado dinero ilegal en la campaña de 2014.
El juicio puede detenerse por tiempo indeterminado en caso de que alguno de los siete jueces pida "vista del proceso", es decir, un cuarto intermedio sin plazo, lo cual alargaría el suspenso pero otorgaría a Temer un mayor oxígeno político.
Temer rompió con el gobierno de Rousseff el año pasado y respaldó con su partido el juicio político que destituyó a la mandataria.
Como paradoja de la crisis brasileña, el principal aliado de Temer es el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), derrotado en el pleito de 2014, y Rousseff se encuentra en la oposición.
El presidente Temer, investigado por corrupción y obstrucción de la justicia en la causa por supuesto aval a sobornos en su conversación grabada con el empresario Joesley Batista, hoy tuvo la luz verde de la Corte Suprema para responder hasta el viernes 83 preguntas de la Policía Federal en este explosivo proceso.
En caso de destitución, Temer tiene poder para apelar la sentencia en el cargo, pero si renuncia como un hecho político debe asumir el titular de Diputados, Rodrigo Maia, número dos del país, y convocar a elecciones indirectas, es decir, por el voto de los miembros del Congreso.
Un puñado de manifestantes se movilizó hacia la puerta del Tribunal Superior Electoral en Brasilia para pedir la destitución de Temer y elecciones directas con una bandera con el la leyenda "Ni Dilma ni Temer".

Comentarios