Viernes 19 de

diciembre de 2014

  • Ahora

    20 °C
  • SABADO

    Min. 14 °C Max. 25 °C

  • DOMINGO

    Min. 11 °C Max. 23 °C

Viernes, 25 de enero de 2013  07:36 | Opinión

Los tuiteros se sumaron al bochorno

La inmediatez en la noticia es un arma de doble filo.

Por Gustavo Conti / La Capital

La inmediatez en la noticia es un arma de doble filo. Desde hace un tiempo, Twitter se transformó en la herramienta tecnológica por excelencia para ganar la carrera contra el tiempo. Pero paradójicamente, en el afán por ser el primero en dar la supuesta noticia, muchos trabajadores de prensa prescinden de él y olvidan el rol social que cumplen, de informar con veracidad. Y para eso, la inmediatez en muchos casos es un enemigo mortal. El mejor ejemplo de ello pasó el domingo último en el clásico que no fue, sumando un eslabón más a la cadena de bochornos de ese día, del que esos comunicadores también deben hacerse cargo.

No se trató de un dato menor, fue el corazón de los incidentes, lo más grave que ocurrió: el balazo que casi le saca la vida al policía Pablo Orellano. Y no fueron pocos los periodistas de la ciudad que tuitearon que había fallecido, o que “habría” fallecido, tuit que por los milagros de la tecnología fueron borrados luego. Reprodujeron como chisme de viejas, sin hacer lo que correspondía a esa altura: ir o llamar al Heca y consultar por su estado de salud. Por eso la web de La Capital, que fue el primero en  informar que había superado sin problemas la operación porque tenía una periodista apostada ahí, demoró más, pero informó como debía y bajó la enorme tensión que esos tuiteros se encargaron irresponsablemente de aumentar.

certifica.com