El Mundo
Jueves 23 de Junio de 2016

Colombia ante el fin del conflicto armado

El gobierno de Santos y la guerrilla de las Farc acordaron un cese del fuego definitivo, cuyo contenido será dado a conocer hoy en Cuba

El gobierno de Colombia y las Farc alcanzaron un acuerdo para el cese del fuego bilateral y definitivo, que conduce al final de un conflicto de más de medio siglo, cuyo contenido se dará a conocer hoy en La Habana en un acto al que acudirán el presidente, Juan Manuel Santos, y el jefe de la guerrilla, Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko. También asistirán al acto el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el canciller de Noruega, Borge Brende, los dos países garantes del proceso de paz, así como otros mandatarios y representantes. En representación de los países acompañantes participarán la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro.

"Las delegaciones del gobierno nacional y las Farc informamos a la opinión publica que hemos llegado con éxito al acuerdo para el cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo", indicaron los negociadores colombianos en un comunicado conjunto dado a conocer ayer en la capital cubana. Las partes también lograron consensuar aspectos fundamentales para el fin del conflicto como el abandono de armas por parte de la guerrilla, garantías de seguridad, la lucha contra el paramilitarismo y la persecución de las "conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y a la construcción de la paz".

Verificación. El acuerdo también incluirá la definición de las zonas de ubicación de las tropas guerrilleras para la verificación del cese bilateral del fuego; el cronograma del abandono de armas y las garantías de seguridad para los combatientes. Resuelto esto, la firma definitiva de la paz se daría en dos meses, según los cronogramas conocidos.

Este lunes, Santos dijo estar confiado en que el próximo 20 julio hayan finalizado las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Las guerrilla reconoció importantes avances en la negociación que desembocarían en un inminente acuerdo definitivo, pero expresó su desacuerdo con que Santos saliera a mencionar esa fecha determinada, al expresar que rechazan imposiciones de ese tipo. Los voceros del gobierno dieron una rueda de prensa por la mañana, en la que confirmaron la noticia que la prensa colombiana calificó de "histórica".

El comunicado conjunto precisa que el adiós a las armas irá acompañado de "las garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos". En la rueda de prensa los voceros dejaron en claro que uno de los puntos más complejo de acordar fue el referido al paramilitarismo, y al respecto señalaron que fueron incluidas "las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz".

Aunque el texto y los detalles no se conocerán hasta hoy, el acuerdo consiste en una "hoja de ruta" o cronograma sobre los pasos y condiciones para hacer efectivo ese cese del fuego bilateral y definitivo, cuya puesta en vigencia, por tanto, no será inmediata, de acuerdo con fuentes cercanas a la mesa de negociación.

Quedan por cerrar además otros aspectos relativos al punto sobre el "fin del conflicto" como el plan de reintegración de los guerrilleros, así como el capítulo previsto en la agenda de los diálogos sobre la implementación y refrendación de los acuerdos.

El anuncio de este crucial acuerdo bilateral en Colombia generó, por otra parte, una gran cantidad de reacciones a nivel internacional de beneplácito, como las de Estados Unidos, Alemania, España, Perú, Bolivia, México, la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Comentarios