La ciudad
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Colocaron el nombre del Padre Tomás Santidrián a una plaza de la ciudad

El espacio verde de Güemes y Francia recuerda desde ahora al reconocido párroco, que dedicó su vida al servicio de los excluidos. El municipio realizó mejoras generales en el lugar.

A partir de la iniciativa impulsada por Hogares de Protección al Menor (Ho.Pro.Me.) y tras la ordenanza sancionada por el Concejo Municipal de Rosario, la Municipalidad designó este jueves con el nombre de Padre Tomás Santidrián a la plaza ubicada en General Güemes y avenida Francia, cerca del Hogar Josefina Bakhita, que el sacerdote fundó durante sus años de labor pastoral en la arquidiócesis.
A tres años de su desaparición física, la intendenta Mónica Fein, acompañada por la comunidad de la escuela San Patricio, integrantes de Ho.Pro.Me. y el arzobispo de Rosario, Eduardo Eliseo Martín, descubrió la placa simbólica que da el nuevo nombre a este espacio público. Previo a la colocación de la placa, el Área de Servicios Urbanos (ASU) del Centro Municipal Distrito Centro, junto a la Dirección de Parques y Paseos, realizaron mejoras en el espacio público, entre las que se destacan pintura y reparación de mobiliario, tareas de higiene integral y trabajos de jardinería.
En la oportunidad, la mandataria destacó que "el Padre Tomás Santidrián ha dejado en cada uno de nosotros y en toda la ciudad muchas huellas y mucho compromiso", y recordó que "muchos de nosotros hemos compartido momentos de incertidumbre, momentos de alegría y también de dificultades".
La jefa municipal sostuvo que "cuando un espacio público tiene el nombre de una persona de alguna manera la ciudad le hace un homenaje, le dice gracias; le dice que su ejemplo de vida quedará en todas las generaciones futuras" y afirmó que fue "un hombre de fe, de compromiso social, que siempre tuvo la mano extendida para todos, sin diferenciar ningún aspecto".
Por su parte, el arzobispo de Rosario lo recordó como un "gran hombre de Dios y gran hombre de los hombres, especialmente de los más hombres; un hombre de profunda Fe que se entregó a Dios y a la vocación sacerdotal para consagrarse totalmente al señor y, por amor al señor, al servicio del prójimo".
Eduardo Eliseo Martín describió además que fue una persona de extrema "generosidad, capacidad de entrega y sacrificio, que nunca escatimó su obra en favor del prójimo", y agregó: "Su figura nos sirve de ejemplo, pero no sólo para admirar, sino para imitar".
Cabe destacar que para la aprobación de la ordenanza Nº 9548, que otorgó el nombre del Padre Santidrián a la plaza, los ediles tomaron en consideración la nota presentada por un vecino, Roberto Baigorri, quien fuera colaborador del párroco.
En los considerandos de la medida, se destacan las virtudes del padre Tomás Santidrián, quien en vida fue ciudadano ilustre de esta ciudad. "Su obra en favor de los excluidos y descartados no se ha detenido, a pesar de las dificultades, y que es el más grande y valioso ejemplo de misericordia y compasión que ha dado nuestra querida Rosario", expresa el texto.

Comentarios