Edición Impresa
Domingo 28 de Septiembre de 2014

Código máximo

Después de la irrupción en la marquesina pública con el acto en Argentinos Juniors, Máximo Kirchner volvió a operar con sigilo.

Después de la irrupción en la marquesina pública con el acto en Argentinos Juniors, Máximo Kirchner volvió a operar con sigilo. Según pudo averiguar esta sección, el hijo presidencial fue el encargado de descongelar el proyecto de reforma del Código Civil que se tratará la semana próxima en Diputados. Máximo les dijo a los suyos que quiere que La Cámpora se ponga el frente del nuevo Código y especialmente de uno de los artículos más reclamados: la nueva ley de adopción, destinada a acelerar los trámites para los futuros padres adoptivos. La movida puede resultar similar a la que realizó- su padre Néstor, quien votó solo una vez como diputado para aprobar el matrimonio igualitario. Aquella fue una batalla que Kirchner le ganó al otrora jefe de la Iglesia Católica argentina, Jorge Bergoglio.

La novela tiene un nuevo capítulo

Luciana Salazar habló de su separación de Martín Redrado. Si bien manifestó que no tiene pensado retomar la relación, dejó las puertas abiertas para el futuro: “Esto estuvo tan manoseado que, hoy por hoy, no volvería. Pero uno nunca sabe las vueltas de la vida. Nunca podés decir nunca”. La vedete reveló que los asesores del ex presidente del Banco Central alentaban la relación: “Yo no creo que sea cuestión de asesoramiento político. De hecho, hubo reuniones para decirle ‘necesitamos que ella nos ayude, porque te va a sumar en la camapaña política’. Pero creo que tuvo miedo a meterme en esto”. Además, resaltó que Redrado después de cada conflicto siempre se volvió a acercar a ella: “Nosotros tuvimos varias separaciones y siempre me volvió a buscar. Si te vuelve a buscar es porque te necesita, está enamorado”.

Gym precampaña

El cuidado de la salud y la preocupación por llegar en forma a la campaña electoral hicieron que dos precandidatos a la presidencia coincidieran en el mismo gimnasio porteño. El encuentro sucedió el miércoles pasado por la mañana en el exclusivo gimnasio de la calle Ortiz de Ocampo, de barrio Parque. Allí se cruzaron el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri. Entre ejercicio y ejercicio se vio a los dirigentes saludarse afectuosamente e intercambiar algunas palabras.

Comentarios