Edición Impresa
Viernes 09 de Septiembre de 2011

Cómo trabaja el Centro Luis Braille de Rehabilitación

Mariel Massari es la directora del Centro de Rehabilitación Nº 2.014 Luis Braille para personas con discapacidad visual y docente en el profesorado de esta especialidad. Destaca la buena inserción laboral que tienes los egresados de esta carrera, tanto en las escuelas especiales dedicadas a atender esta problemática como en otros campos, como el de salud.

“Se trabaja mucho desde la integración, también en los departamentos dedicados a atender los problemas de baja visión”, detalla Massari. Otro ámbito de inserción de los egresados es “en el asesoramiento para modificaciones urbanas como, por ejemplo, hacer más accesibles los lugares públicos” dedicados a visitas y recorridos turísticos. También “gracias a la nueva ley de medios, otro lugar para desarrollarse es en la audiodescripción de películas”, repasa la educadora entre otras posibilidades de trabajo que se suman.

Señala que actualmente hay una población de 100 chicos y de 100 adultos que se reparten y renuevan de manera permanente tanto en la Escuela Rousselle Nº 2081 para niños como en el Centro Luis Braille.

En aumento. ¿Hay más casos de discapacidad visual? “Si, la causa principal es la retinopatía diabética que produce ceguera y disminución visual, también los casos de retinopatía del prematuro”, enumera la directora del centro de rehabilitación rosarino. Pero también dice que los casos crecen debido a la mayor cantidad de accidentes de tránsito. “Son las secuelas que quedan de los los accidentes de motos o de autos”, explica y agrega que otra causa “son los golpes, y en algunos casos producto de un robo”.

También cuentan en la población de personas que padecen esta discapacidad los que pasan los 70 y tienen maculopatía, “algo cada vez más frecuente porque hay más expectativas de vida”.
A diferencia de otros institutos educativos, el Centro de Rehabilitación —es público y gratuito— tiene abierta su inscripción todo el año. “Porque las clases —explica la directora Massari— se proyectan para cada persona, para cuando deciden rehabilitarse. Esto implica pensar un plan de trabajo para cada uno, según sus necesidades y posibilidades”.

Desde los 15. El Centro Luis Braille —funciona en España 528— atiende a personas desde los 15 años en adelante, en la actualidad el alumno mayor que concurre tiene 85 años. Es una institución que depende del Ministerio de Educación de Santa Fe, pensada para “satisfacer las necesidades producidas en una persona por la ausencia total o parcial de visión”. Por eso la meta de trabajo está centrada en “habilitar o rehabilitarlas para su inserción en la comunidad tanto en lo familiar, como en lo social, educativo o laboral”.

Servicios. En el centro se ofrecen servicios de orientación y movilidad, enseñanza de la lectoescritura en Braille, computación, talleres de trabajo manual, de encuadernación, musicoterapia, educación física y comedor escolar. Cuentan con profesionales como una psicóloga, un terapeuta ocupacional y una asesor médico.

Al respecto de cómo se organiza el trabajo en este centro, la directora destaca: “Nuestro fuerte principal es el voluntariado, la gente que ofrece su tiempo para acompañar a otros, que ofrece proyectos y clases”. Y suma como dato valioso sobre la solidaridad que reciben: “El centro tiene una cuota de cooperadora de 3 pesos, sin embargo son 800 las personas que de manera permanente forman parte de la asociación y permiten que se concreten los proyectos”.

Comentarios