El Mundo
Viernes 04 de Noviembre de 2016

Clinton logra una leve ventaja sobre Trump a días de las presidenciales

Un sondeo del New York Times y la cadena CBS otorga a la demócrata un 45 por ciento de las adhesiones contra 42 por ciento del republicano.

Nuevas encuestas en Estados Unidos mantienen a la aspirante demócrata Hillary Clinton al frente de la liza por la Casa Blanca, tranquilizando a los mercados mundiales que sufrieron caídas luego que el republicano Donald Trump lograra acortar distancias, generando incertidumbre. A escasos días de los comicios, The New York Times y la cadena CBS divulgaron ayer un sondeo que otorga a Clinton 45 por ciento de las adhesiones contra 42 por ciento para el candidato republicano, una brecha equivalente al margen de error. Dos postulantes de partidos menores acumulan entre ambos 9 por ciento de las intenciones de voto. La encuesta previa difundida a mediados de octubre daba a la ex secretaria de Estado de 69 años una ventaja de 9 puntos sobre el magnate de 70. Pese a que se estrechó la distancia entre ambos candidatos, hay señales positivas para Clinton, que aspira a convertirse en la primera mujer en la Casa Blanca: los modelos de predicción del The New York Times y el sitio FiveThirtyEight le auguran ambos una victoria con 86 por ciento y 67 por ciento respectivamente.

Tranquilizados por los nuevos sondeos que dan, aunque con un margen limitado, la delantera a Clinton, los mercados europeos y asiáticos se estabilizaron ayer tras la neta caída del miércoles. En 2012 por la misma época, Barack Obama, que buscaba su reelección, y Mitt Romney estaban codo a codo en las encuestas, pero el mandatario terminó ganando con una cómoda ventaja de 4 puntos.

En las últimas semanas, la carrera sufrió el impacto de eventos sorpresivos, y el viento electoral cambió una y otra vez de dirección. Clinton se benefició de un repunte a inicios de octubre tras la difusión de un video en el que Trump hablaba despectivamente sobre las mujeres, y cuando un tropel femenino lo acusó de acoso sexual, el republicano se desplomó en las encuestas. Pero luego que el FBI anunció la reanudación de la investigación sobre el uso por Clinton de un servidor privado cuando era secretaria de Estado (2009-2013), lo que dio impulso al magnate inmobiliario.

El progreso por la ventana. Sin embargo, los electores no parecen prestar mucha atención al venenoso festival de acusaciones e invectivas: un 92 por ciento dice haber decidido ya a quién elegirá y el 62 por ciento señala que las revelaciones de los últimos días no alterará su voto. Clinton hizo campaña ayer en Carolina del Norte, con un mitin en la capital Raleigh, junto a su ex rival de las primarias demócratas, el senador socialista Bernie Sanders. Más temprano, otro fuerte aliado suyo, Barack Obama, lanzó una ofensiva contra Trump en Miami, repitiendo su alegato de que el republicano está "excepcionalmente descalificado para ser presidente". "Todo el progreso que logramos se irá por la ventana si no ganamos esta elección", señaló el mandatario, que considera a Clinton su heredera y guardiana de su legado.

Obama evocó los fracasos empresariales de Trump, su reticencia a divulgar su declaración de impuestos, su defensa de la tortura, y su trato despectivo hacia las mujeres. El mandatario estuvo luego en Jacksonville, también en Florida, pocas horas después de un discurso de Trump en la misma ciudad. Ese Estado, con una población heterogénea de latinos, jubilados y blancos conservadores, es clave en las presidenciales.

Melania al rescate. Tras la resurrección del escándalo de los correos de Clinton, Trump mantuvo la disciplina EM_DASHcontrolando su uso de TwitterEM_DASH y achicó distancias en los sondeos. "Mantente en el punto, Donald, mantente en el punto", se dijo a sí mismo en un mitin en Pensacola, Florida, el miércoles, que culminó con un festín de fuegos artificiales. El magnate realizó también ayer mítines en Carolina del Norte.

Clinton no dejará nada fuera de control hasta el último día. El próximo lunes, en víspera de los comicios, cerrará su campaña electoral junto con Obama y la primera dama Michelle, así como con su marido y ex presidente Bill Clinton. La demostración de fuerza política estará cargada de simbolismo pues tendrá lugar en Filadelfia, la ciudad donde se firmó la Declaración de Independencia y la Constitución estadounidense.

En contraste, el empresario neoyorquino de explosiva personalidad no cuenta con aliados de peso. Sin embargo ayer, su esposa Melania, ofreció su primera aparición en solitario de la campaña. La ex modelo eslovena encabezó en Pensilvania un acto de campaña sin la compañía del magnate, defendió su plataforma electoral, sostuvo que él "está preocupado por el sufrimiento de los trabajadores" y anticipó que si es primera dama trabajará para mejorar la vida de las familias estadounidenses. Luego de su participación en la Convención Republicana en la que brindó un discurso copiado de uno de la primera dama Michelle Obama, Melania aseguró que su marido "es un hombre que ama a su país y sabe lograr las cosas".

Comentarios