Superliga
Miércoles 13 de Julio de 2016

Claves para entender la Superliga que se aprobó y que se viene en la Argentina

Hoy se aprobó el nuevo campeonato que comenzará a jugarse en agosto; un repaso por sus puntos principales

Tras varias idas y venidas, esta tarde se terminó aprobando por abrumadora mayoría la puesta en marcha de la Superliga argentina. Ahora bien, que es la Superliga y cuáles son las diferencias que existen respeto de los últimos torneos del fútbol argentino.
Claves para entender qué es la Superliga y como se implementará en nuestro país.

  • Qué es la Superliga. Como en varios de los países europeos más importantes (España, Italia o Inglaterra, entre otros) la primera división y la primera categoría del ascenso (Nacional B) se manejarán por una nueva estructura, que, si bien estará bajo la órbita de la AFA, tendrá vida propia, con otras cabezas visibles que lo lleven adelante. En este caso a la AFA le quedaría, desde ahora (en caso de que se apruebe) el manejo del resto del fútbol de ascenso (Primera B Metropolitana, C, D, y los Torneos Federales) más el Consejo Federal. También estara bajo el radar de la AFA, y fuera del manejo de la Superliga, la selección argentina.
  • Quiénes son los clubes y por qué impulsaron la creación de la Superliga. Por motivos estrictamente económicos. Las instituciones que "quemaron las naves" para que se aprobara (especialmente los clubes grandes) consideran que se puede recaudar una cifra mucho mayor por la televisación de los partidos que la que se obtiene hoy. Si bien el Fútbol Para Todos seguirá al menos hasta 2019, licitando las transmisiones, los derechos internacionales de la Primera División, la publicidad y hasta el streaming por Internet, calculan que debría ingresar más dinero a los clubes. Y para eso se apoyan en lo que sucede en las grandes ligas del mundo. Si bien el Gobierno tiene hoy los derechos por el Fútbol Para Todos, estiman que puedan negociar en conjunto para licitar a futuro y conseguir mejores dividendos.
  • Cómo se jugará la Superliga. No habrá diferencias significativas de acuerdo a cómo se venía jugando el campeonato de 30 equipos. El torneo estará dentro de la órbita de AFA y no por fuera, como se especuló en el primer momento, algo similar a lo que tiene, por ejemplo, la Liga de España. Comenzará en agosto y se extenderá hasta junio, en la modalidad de todos contra todos y con una jornada de clásicos. Serían partidos de ida y vuelta y lo más importante con un fixture que estaría armado de antemano y que no debería sufrir cambios. De todos modos, la idea es que a lo largo de los años vaya disminuyendo el número de equipos participantes hasta volver a los 20 equipos, en 2020, como se dijo oportunamente.

  • Cómo serán los descensos. En esta primera temporada descenderán cuatro equipos (se mantendrían los promedios, al menos al principio) al Nacional B y ascenderán dos. Así quedarán 28 equipos para la siguiente temporada. Se volverá a repetir ese sistema año tras año hasta llegar al número planteado en el punto anterior: 20 clubes.

  • Cómo quedan las copas. La Copa Argentina seguirá jugándose y estará bajo la órbita de la AFA, tanto la organización como los ingresos. Y mantendría la representación en la Conmebol, donde propondría que la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana sean anuales.
  • Quién manejará la Superliga. Pese a estar dentro de la órbita de la AFA, la Superliga tendrá vida propia y para ello crearán un consejo compuesto por 18 miembros: 12 de Primera División y seis del Nacional B. Este Consejo tendrá, además, un presidente. Marcelo Tinelli ya se postuló para el cargo, pero algunos dirigentes, como el presidente de Boca, Daniel Angelici, propuso que sea un profesional del marketing.
  • Control de gastos. Se realizará un control mucho más riguroso de las deudas y los gastos de los clubes. Incluso se estipula que aquellos equipos que tengan deudas desde la temporada que viene (2017/2018) no puedan incorporar jugadores.
  • La AFA no manejará el dinero de la TV. Con la creación de esta Superliga, el dinero que el Gobierno aporte para la televisación (el Fútbol Para Todos funcionaría hasta 2019) lo manejará la propia Superliga por afuera de la AFA. Esa plata (serían $2.500 millones de pesos para el primer año) que se distribuiría de la siguiente manera: 78% para la Primera División, 12% Nacional B, 8% el resto del ascenso y 2% para los gastos que demande la organización del campeonato.
  • Tribunal de disciplina y los árbitros. En el nuevo esquema, desde la AFA seguirían manejando tanto el Tribunal de Disciplina como la designación de los árbitros para los partidos de todas las categorías. En cambio no tendría ningún tipo de injerencia en el armado del fixture de la Superliga.


Comentarios