Edición Impresa
Viernes 15 de Julio de 2011

Claves: bajar la edad jubilatoria y cambiar el calendario escolar

Cambiar el calendario escolar, modificar las condiciones de enseñanza, bajar la edad jubilatoria son parte de las propuestas que acercan los profesionales del Area de Salud y Trabajo de Medicina para incidir en la problemática del ausentismo docente y generar políticas públicas que atiendan a la misma. “No somos una empresa privada, sino Universidad, por eso actuamos sobre el efecto pero además pensamos en cómo resolverlo”.

Aseguran que el aporte y las iniciativas que impulsan no son por casualidad, sino que responden a la incumbencia natural que “como Universidad deben tener frente a los problemas sociales”. “Como Universidad somos un actor insoslayable: no sólo prestamos un servicio, sino que ponemos a la investigación para que se traduzcan en políticas de salud. Naturalmente tenemos que estar, porque queremos una Universidad mirando a la población”, expresan antes de detallar por dónde pasan los cambios centrales para enfrentar las causas que se traducen en malestar y enfermedades del docente.

Las propuestas:

  1. Modificación de la currícula.  Iniciativa a desarrollar con la participación de los trabajadores docentes, tanto en lo que refiere a los planes de estudio como a la organización de la clase, “que tengan libertad para eso”.
  2. La formalización del trabajo real frente la trabajo prescripto.  Una decisión clave para que el docente no se sienta en falta cuando se corre de lo preestablecido. “El currículum real se impone ante la creatividad del docente, por eso hay que salir al rescate de la iniciativa propia para trabajar”.
  3. La formación de los comités mixtos de higiene y seguridad.  Junto a la formación de estos espacios, la aplicación de la ley 12.913 de los comités mixtos en la escuela. Además de relevar cómo las instalaciones de una escuela es necesario abordar como riesgo laboral también las exigencias psicosociales y la cuestión de la violencia, como tema principal que enfrentan los docentes. También que tengan en sus metas “el restablecimiento de las redes de relaciones de trabajo entre los compañeros que está ausentes por licencias de larga duración”.
  4. La reestructuración del calendario académico.  Se trata de reducir el tiempo frente al alumno como actividad exclusiva. Por ejemplo en Francia y varios países de la Comunidad Europea tienen una actividad extra aula los miércoles de cada semana (con actividades dentro o fuera de la escuela). “Eso es bueno para el docente y el alumno”.
  5. Fraccionar el período de clases y vacaciones. La experiencia que dejó la Gripe A cuando se suspendieron las clases mostró que no sólo se cortó con el contagio sino también la fatiga crónica del docente y se verificó un mayor bienestar del maestro. “Es una irracionalidad dictar clases de marzo a diciembre. Hay que organizar de manera diferente el calendario”.
  6. Bajar la edad jubilatoria. Una medida considerada fundamental para enfrentar las licencias de larga duración ocasionadas por enfermedades crónicas (el 75%  que tiene más de 50 años está con permiso de largo tiempo).
  7. Transformar el rol. A partir de los 40 o 45 años, depende de las regiones del país, “un docente no puede continuar desarrollando como tarea exclusiva estar frente a los alumnos,  eso lo termina expulsando del trabajo. Es necesario que pueda empezar a transmitir su experiencia desde otro lugar”.
  8. Tratar el tema en paritarias. El ausentismo y salud docente es un central en la discusión de la paritaria entre el Ministerio de Educación y los gremios docentes. “Educación tiene que aportar los informes epidemiológicos que nosotros le damos sobre cuál es la situación concreta de la salud magisterio. Y el gremio no puede decir que es una tarea de la patronal porque el ausentismo docente es la punta del iceberg de las condiciones de trabajo de sus afiliados”. Por eso esto se resuelve “con una política concertada entre el ministerio, gremios y la universidad, donde cada uno aporta lo que tiene”.

Comentarios