La ciudad
Miércoles 09 de Noviembre de 2016

Clausuras definitivas para discos cuestionadas

La Municipalidad le bajó definitivamente las persianas a los boliches Boricua, más conocido como Gotika, y New Age. Los vecinos, agradecidos.

La Municipalidad clausuró ayer de forma definitiva las licencias de los boliches Boricua (históricamente conocido como Gotika, Mitre 1539) y New Age (colectora de Circunvalación, a la altura de bulevar Rondeau), ambos con numerosos antecedentes de violaciones normativas. La medida se conoció a menos de una semana de que la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial rechazó un recurso de amparo presentado por la dueña de Ay Ramírez, otro local conflictivo, para reabrir sus puertas. Y está en sintonía con una serie de inhabilitaciones definitivas aplicadas en el último año a distintos establecimientos de estas características que tergiversaron rubro, por el que fueron multados por infringir reiteradamente la ordenanza que regula la actividad.

"En el marco de la profundización de las tareas de prevención y control que se vienen desarrollando para brindar mayor seguridad a la ciudadanía, el municipio determinó la caducidad definitiva de los permisos de habilitación de Gotika y New Age, dos espacios que venían sosteniendo conflictos con vecinos por incumplir la normativa que regula la jornada nocturna en la ciudad", argumentó el municipio para tomar la decisión.

En ambos casos fue clave el rol que tuvieron los vecinos de la zona aledaña a cada lugar, porque en los expedientes constan las denuncias efectuadas, que sirvieron como disparador para la llegada de los agentes de control municipal. "Las medidas apuntan a llevar mayor tranquilidad y seguridad a los vecinos de los establecimientos, donde en diversas ocasiones se violó la ordenanza 7.218, que regula los espectáculos públicos en la ciudad", señalaron desde el gobierno local.

En el caso del boliche Gotika, la caducidad de la habilitación se dictaminó a través de la resolución 180/16. En el texto se detalla que la sanción "resulta una consecuencia de una serie de incumplimientos ocurridos a lo largo del año en curso, entre los que se incluye la ausencia de personal de seguridad que garantice el orden en la desconcentración de los asistentes". Según se desprende del documento, a pesar de las sucesivas notificaciones sobre este particular, se seguían produciendo desmanes al momento de la finalización de la actividad bailable.

Otro de los elementos considerado fueron las denuncias de vecinos, que constan tanto en el sistema de atención del Ejecutivo como en los informes del Concejo Municipal.

Atento a la recurrencia de graves incumplimientos, el artículo 1º de la mencionada resolución se dispone la caducidad del permiso de habilitación otorgado al titular del emprendimiento céntrico.

Tergiversación de rubro. En tanto, en el caso de New Age, la caducidad de la habilitación fue dictada por el Tribunal Municipal de Faltas. La medida se tomó luego de comprobar que el titular del espacio violó en reiteradas ocasiones el rubro por el cual estaba habilitado (bar).

En agosto se verificó actividad comercial con difusión musical fuera de horario (pasadas las cinco de la mañana), lo que motivó una multa y la clausura preventiva. En septiembre pasado se volvió a repetir la falta, por lo que nuevamente se tomó la misma medida, esta vez extendiéndose el cierre por 30 días.

En paralelo corrieron otras dos actas, una por la misma razón que las anteriores y otra por ruidos molestos con medición de nivel sonoro en la casa de un vecino (tomada a las 5.15 de la mañana).

Por todo ello, el juez de faltas resolvió aplicar la pena máxima en multa más la caducidad de la habilitación.

Al igual que en Ay Ramírez, quien aparecía como propietaria del emprendimiento de la zona norte tuvo en las dos últimas décadas varios bares en el centro de Rosario que terminaron también clausurados por los mismos problemas de ruidos molestos y tergiversación de rubro.

En julio pasado, los boliches Morena y Liverpool recibieron como sanción la inhabilitación definitiva por violar sus clausuras, y los titulares ya no podrán abrir las puertas de sus firmas al público. En septiembre se inhabilitó por tergiversación de rubro el pelotero "Un día perfecto"(Sarmiento y Gálvez), que amaneció a mediados de agosto pasado convertido en un after con 300 personas adentro.

En el último año, la Secretaría de Control y Convivencia local decidió profundizar esta política de clausuras definitiva de los boliches conflictivos en Rosario, principalmente después de la muerte en septiembre de 2015 de Pichón Escobar. Pero el Ejecutivo no logra cerrar un proyecto con la oposición en el Concejo para reformular la regulación de la nocturnidad, como prometió también después del asesinato de este joven a la salida del bar La Tienda, otro ícono de after históricamente denunciados.

Comentarios