Escenario
Sábado 26 de Noviembre de 2016

Claudio Cardone toca junto a Lúcuma canciones de Invisible

Esta noche se presentará acompañado por Mario Laurino (batería), Facu Nardone (guitarra y voz) y Tutu Rufus (bajo)— en Berlín, a las 21.

Claudio Cardone cumple a rajatabla esa frase archiusada "el músico que todos quieren tener en su banda". Por eso, seguramente, desde 1990, cuando el tecladista se mudó de su Rosario natal a Buenos Aires para convertirse en integrante y arreglador de las bandas de Luis Alberto Spinetta, tocó con varios grosos del rock argentino, desde Fito Páez a Illya Kuryaki, pasando por David Lebón y Juan Carlos Baglietto.

   De todos modos, con el Flaco, Cardone tuvo un vínculo y un afecto especial. Junto a Spinetta, hasta su muerte en 2012, participó en 11 discos, desde "Exactas" (2000) a "Un mañana" (2008), pasando por "Silver sorgo" (2001).

   Desde hace unos años vive en la tranquila Funes, después de debutar con su disco doble propio "No-Tiempo" (2013), y esta noche se presentará junto a Lúcuma —banda que integran Mario Laurino (batería), Facu Nardone (guitarra y voz) y Tutu Rufus (bajo)— en Berlín (Pasaje. Simeoni 1128), a las 21. En el show versionarán temas de Invisible, la legendaria banda de Spinetta de los años 70.

   —¿Es una mirada desde otra parte a la música de Invisible, teniendo en cuenta que aquel grupo de Spinetta no tenía teclados?

   —En realidad yo me sumaré en esta oportunidad a un grupo ya formado, para tocar varios temas con ellos. Y lo que tocaremos no serán temas versionados con otra mirada, sino una adaptación acorde a esta formación. Como adaptábamos con Spinetta mismo, cuando tocábamos "Amor de primavera" o "Los libros de la buena memoria", por ejemplo.

   — ¿Cómo rearmaste tu vida musical desde Funes?

   —Siempre que te mudás tenés nuevas ventajas y desventajas... En Funes hay más tranquilidad, pero generar cuestiones ligadas a lo mío es bastante complicado. Hace años, por ejemplo, que se reclama por un centro cultural, que no lo hay. Históricamente no hubo real apoyo a lo artístico. Así que suelo repartir mi tiempo en dar clases particulares, mientras me voy involucrando en diferentes proyectos, como participar en discos, tocando o haciendo arreglos o dirección. Y también tocando en recitales con músicos amigos de distintas corrientes. No me puedo quedar quieto con algo. Para mí hay música que me emociona y otra que no, y no me gusta estar clasificando. Me gusta escuchar, aprender y tocar _dentro de mis limitaciones_, muchos estilos. Así que suelo involucrarme en muchos proyectos.

   —¿Cómo fue la experiencia de participar en "Spinetta y Los Amigos"?

   —Desde ya muy emocionante. Y un honor poder colaborar en el disco, por lo cual estoy eternamente agradecido. Toqué en "Canción del lugar", apenas sucedió la partida física de Luis. Me dieron rienda libre para hacer lo que quería, así que traté de tocar cosas que imaginé a Luis le hubiesen gustado para esa canción. En este tema monté un collage sonoro con cosas que de una u otra manera están ligadas a él. Ese collage termina con una risa de Luis y un ave que alza vuelo, que para mí alza vuelo hacia la luz eterna. En cambio, el arreglo de cuerdas que hice para "Iris", fue hecho y grabado unas pocas semanas antes de que saliese a la venta el disco. Los hijos de Luis se involucraron y les pareció que esa canción debía tener unas cuerdas, y reales, no de sintetizador. Y en este caso, mi idea fue respetar ante todo la simpleza, con un arreglo sencillo y directo.

Comentarios