Edición Impresa
Viernes 04 de Enero de 2013

Clásicos de verano bien calientes

Sale a la luz la seguridad. Se discute sobre la presencia, o no, del público visitante.

Sale a la luz la seguridad. Se discute sobre la presencia, o no, del público visitante. Al final parece que va a ser sólo para locales. Pero hay un trasfondo. Un componente futbolístico muy fuerte: los resultados. Los domingos 20 y 27 de este  mes se enfrentan Central y Newell’s en Arroyito primero y en el Parque después. No es cierto que los partidos de verano no dejen secuelas deportivas. Alguna vez, en 2000, Ramón Díaz renunció tras perder un clásico frente a juveniles de Boca. Lo mismo le pasó a Basile varios años después cuando estaba sentado en el banco xeneize. Y en verano de 2011, Falcioni caminó por la cornisa de las presiones cuando su Boca enfrentó dos veces a un River de la B Nacional al que debía ganarle sí o sí para que su continuidad gozara de buena salud. Nunca fueron sencillos los clásicos rosarinos, menos todavía cuando la abstinencia llega a casi tres años. Uno de los dos tiene todas las obligaciones deportivas habidas y por haber. El otro trata de conciliar para que lo que baje de las tribunas no se transforme en una tortura. Newell’s está obligado a ganar los dos partidos por obvias razones. Central buscará pellizcar algo. Por poco que sea, será suficiente. Es cierto, el foco de ambos está en otro lado, pero bien podría  apostarse que si les dieran a elegir, los dos entrenadores optarían por esquivar el bulto y esperar una mejor oportunidad.

Comentarios