Edición Impresa
Viernes 11 de Abril de 2014

Cine en la plaza y cortos para el debate que nacieron en el aula

Ex alumnos y docentes de la Escuela Secundaria Nº 444 de Soldini repasan los logros de una rica experiencia pedagógica.

Lo que comenzó con una propuesta de capacitación docente derivó en un trabajo de extensión a la comunidad y en la invitación a despertar en los estudiantes vocaciones profesionales. Todo ocurrió en la Escuela Secundaria Nº 444 Julieta Lavaggi de Ginocchio, de Soldini. Un grupo de profesoras y dos ex alumnos rescatan una experiencia pedagógica que hoy se concreta en propuestas de cine abierto para la comuna y producciones de videos institucionales y cortometrajes educativos para compartir en las escuelas.

A un costado de la ruta 14 está la única secundaria pública de Soldini. Asisten 300 estudiantes en el turno mañana. En la escuela esperan dos ex alumnos: Rodrigo Bordi y Exequiel Brigati, y las profesoras Mariana Ranea (inglés), María Laura Gentili (matemática) y Paola Arnaboldi (tecnología e informática).” En 2008 llegó a la secundaria de Soldini una propuesta de capacitación docente de parte del Ministerio de Educación de la provincia. Era parte de lo que se conocían como proyectos estratégicos con jóvenes”, repasan las profesoras sobre el inicio de esta experiencia que quieren relatar.

Tarea colectiva. La idea era que al final de esa formación se concretara un trabajo de “extensión a la comunidad, a través de la escuela y con los docentes como facilitadores”. Eso demandó varios encuentros, ponerse de acuerdo, evaluar necesidades de la comuna, escuchar lo que querían los alumnos “para poder armar un trabajo conjunto”. Además de considerar los recursos disponibles para lo que se pretendía encarar.

Y un dato no menor es que para esa tarea las profesoras involucradas disponían de horas de trabajo licenciadas, “que siempre son menos de las que realmente se dedican a trabajos como estos”, según contaron. En ese trabajo inicial también estaba la profesora Susana Zampierón, ahora jubilada.

De ese debate colectivo, “surgió el Cine Móvil para Soldini”. Una propuesta educativa que involucró a docentes y estudiantes hasta por fuera del horario escolar. En rigor, se trataba de pasar películas en escuelas y jardines de infantes, armar actividades posteriores con los chicos o debates con los adolescentes, según las edades de las audiencias.

Primeros pasos. Durante ese proyecto, Rodrigo y Exequiel cursaban el 4º año del secundario. Cuentan que primero miraron con cierta desconfianza la propuesta de las profesoras, pero enseguida se entusiasmaron con la idea de editar videos y meterse en el lenguaje audiovisual.

“Primero costó porque teníamos que venir después de clases”, dicen los ex alumnos y admiten que lo que comenzó como una tarea del aula, los llevó más tarde a nuevas ideas como producir un video institucional de la escuela, que ahora lo pasan “para promocionar la secundaria a los más chicos”. Hasta casi jugando los primeros trabajos los firmaron con el sello “B&B producciones” (por las iniciales de sus apellidos).

En ese trayecto Rodrigo y Exequiel, que ahora tienen 23 y 21 años, respectivamente, fueron aprendiendo “a editar imágenes, a trabajar en equipo, entender distintos programas de informática, a descubrir roles diferentes” en una misma misión, hasta terminar en lo que hoy es su oficio. De hecho tienen su propio emprendimiento que bautizaron “Hostel Producciones”, “por eso de alojar los mejores momentos”, tal como contaron.

Cine y fotos. Rodrigo estudia cine y Exequiel hizo un curso de fotografía. Los dos se dedican hoy a las fotos y videos de fiestas sociales y aniversarios, pero también a trabajos institucionales y educativos. Uno de esos trabajos es el video institucional de la comuna de Soldini, que dura no más de minuto y medio, con una bella narrativa sobre la esencia del pueblo.

También armaron otro que recorre las escuelas y plantea el problema de la droga, como un verdadero disparador para hablar sobre el riesgo de las adicciones (ver aparte).

¿Qué pasó con el “Cine móvil”? “Fue un proyecto que duró dos años y medio. Nos pidieron que siguiéramos con algo nuestro, pero se terminaron los recursos que lo sostenían, como las horas necesarias para llevarlo adelante”, contaron las profesoras y agregaron: “Pasa que el Ministerio especula con la vocación docente: te licencia cinco horas sabiendo que vas a necesitar más y una vez que te entusiasmaste...”.

Hoy en la escuela existe el proyecto de “Cine crítico”, pero ya para los estudiantes que cursan al interior de la propia secundaria. De todas maneras las profesoras rescatan los logros de esa iniciativa que se prolongó, entre otros logros, en sus alumnos.

Películas en la plaza. Pero hay más: de esa idea de llevar el cine de un lado a otro desde la escuela, surgió en la comuna la propuesta de pasar películas infantiles en la plaza: “Soldini bajo las estrellas”, se llama el ciclo. Eso en el verano. Ahora para el tiempo de invierno está la promesa de que la actividad se lleve al club local.

María Laura Gentili rescata lo valioso de un proyecto que nació en la escuela y dejó varias iniciativas en marcha. Paola Arnaboldi que la decisión haya mirado a la comunidad y a los jóvenes. Y Mariana Ranea hace un necesario llamado de atención: “El Ministerio generalmente tira una propuesta a las escuelas, pero después no hace una evaluación. Y es bueno que conozcan que pasan cosas buenas. Sirve para incentivar, para que la comunidad se entere de que cuando un docente trabaja de esta manera se consiguen buenos resultados”.

Comentarios