El Mundo
Sábado 07 de Enero de 2017

Cinco muertos y ocho heridos en un tiroteo en un aeropuerto de Florida

El autor de los disparos en un área para el retiro de equipaje fue reducido. Cientos de pasajeros fueron evacuados y los vuelos están suspendidos.

Pánico y corridas. Cientos de personas se congregaron en una de las pistas del aeropuerto de Fort Lauderdale, cuando comenzaron los disparos.

Un atacante solitario abrió fuego ayer en el aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood, en el Estado de Florida, causando, al menos, cinco muertos y ocho heridos, en una acción que hasta el momento las autoridades norteamericanas se negaron a calificar como un acto de extremismo. El aeropuerto, ubicado en Broward, en las afueras de Miami, y de gran importancia en tránsito aéreo, fue escenario ayer de un ataque de una persona no identificada que abrió fuego contra los pasajeros en la zona de recepción de equipaje de la terminal 2. De acuerdo a las declaraciones brindadas por el comisario general del condado de Broward, Scott Israel, el atacante actuó solo y fue detenido "ileso" y sin ofrecer resistencia, luego de abrir fuego indiscriminadamente a los pasajeros que retiraban sus equipajes. Diferentes medios locales, señalaron que el agresor comenzó la balacera luego de extraer un arma de su valija de mano en uno de los baños de la terminal aérea, para después emprender contra el resto de las personas que aguardaban la salida de sus equipajes. Imágenes de televisión mostraban a los pasajeros corriendo para ponerse a salvo y a cientos de personas congregadas sobre la pista del aeropuerto. Un testigo, Ismail Burke, narró que caminaba por el terminal cuando escuchó gritos. "Entonces nos dimos vuelta y parecía que él (atacante) tenía un uniforme y un arma grande", dijo. "Y de golpe empezó a dispararle a la gente. Corrimos al baño y así fue como pude salir de allí", añadió.

Más allá de la manifiesta intencionalidad, el sheriff Israel consideró que era "demasiado pronto" para saber si el ataque fue "un acto de terrorismo". La falta de precisiones oficiales sobre la identidad del agresor abrió una serie de especulaciones sobre el carácter del ataque en un país en el que cotidianamente ocurren tiroteos en escuelas, universidad y lugares de trabajo.

Origen hispano

La sorpresa fue que el senador estadounidense Bill Nelson aseguró que el tirador es de origen hispano e ingresó al aeropuerto con una credencial militar. El senador demócrata afirmó que el tirador llevaba una identificación militar con el nombre de Esteban Santiago, de 26 años, aunque no pudo confirmar si el documento le pertenecía o era de otra persona. Asimismo, Nelson sostuvo que el área de retiro de equipaje era un "blanco fácil" y sostuvo que no podía especificar las motivaciones del autor del ataque. Pese a las afirmaciones del legislador demócrata, el comisionado de Broward, Chip LaMarca, informó que el detenido había llegado al aeropuerto de Fort Lauderdale en un vuelo, presumiblemente de Canadá, con un arma registrada en su bolso de mano.

Luego de conocerse el tiroteo, las cadenas estadounidenses comenzaron a reproducir imágenes de pasajeros corriendo por las pistas buscando refugio, una imagen que se extendió a lo largo de las horas y que se agravó con los rumores de la existencia de un segundo atacante.

Pese a que la alcaldesa de Broward, Barbara Shareif, asegurara previamente que no había pruebas de que el autor de los disparos haya "actuado en complicidad con otros", algunos medios reportaron nuevos disparos mientras sucedía la evacuación. Las versiones, luego desestimadas por la policía local pero provocadas por la confusión y la ausencia de información oficial, señalaban que una nueva balacera había tenido lugar dentro del aeropuerto, esta vez en el estacionamiento de autos entre las terminales 1 y 2.

Estado de alerta

Pese a los informado por la policía local, la Dirección de Seguridad en el Transporte (TSA) sí emitió una alerta a través de su cuenta oficial en Twitter alertando sobre la existencia de un "tirador activo" en el aeropuerto y reiteró que las instalaciones han sido "cerradas". Al mismo tiempo, las diferentes emisoras mostraban corridas de pasajeros y trabajadores aeroportuarios buscando refugio y el despliegue de fuerzas policiales que hacían suponer la continuidad de los operativos para dar con un supuesto segundo tirador. Uno de los primeros en reportar el incidente fue el analista político y ex vocero gubernamental del presidente George W. Bush, Ari Fleischer, quien informó al respecto en Twitter, ya que se encontraba en el aeropuerto en ese momento. "Estoy en el aeropuerto Ft. Lauderdale. Hubo disparos. Todo el mundo está corriendo", publicó.

Cuatro horas después del ataque, el operativo de seguridad continuaba en el segundo aeropuerto en importancia de Miami, que recibe 27 millones de pasajeros anuales y opera vuelos al interior de Estados Unidos y el Caribe. El presidente Barack Obama fue informado de lo sucedido en Fort Lauderdale. A su vez, el mandatario electo, Donald Trump, dijo a través de Twitter que seguía de cerca la "terrible situación en Florida".

Tensión. Agentes ayudan a dos personas a buscar refugio.

Comentarios