La ciudad
Martes 16 de Agosto de 2016

Cierran pelotero donde 300 personas habían montado una fiesta electrónica

Según los vecinos del local de Sarmiento al 2600, la "movida" arrancó cerca de las 5 de la mañana y el sonido fue ensordecedor.

La Municipalidad clausuró ayer a las 7.30 de la mañana un pelotero infantil que se había convertido en una especie de after con más de 300 jóvenes en su interior bailando música electrónica y tomando alcohol. Los vecinos indignados fueron los que denunciaron al salón de fiestas ubicado en Sarmiento 2671.

El cierre del improvisado after coincidió con el momento en que el Ejecutivo municipal —a casi un año de prometerlo y de la muerte de Pichón Escobar— elevara al Concejo un proyecto para intentar modificar la regulación de la nocturnidad (ver página 4). Vale recordar que en 2015, después de numerosas denuncias e irregularidades, clausuró definitivamente varios after y frenó después de su publicación en LaCapital la reapertura de uno de los más conflictivos: Ay Ramírez, en Arroyito.

Los vecinos del salón de fiestas "Un día perfecto" no ocultaban ayer la bronca con la que habían amanecido cuando comenzaron a sentir que la música invadía sus sueños. "Creí que me había quedado dormida, porque generalmente ponen música a partir de las 12 hasta las 21", dijo una joven junto con su pareja, al explicar que ese suele ser el rango horario en el que escuchan niños y música, pero a un volumen más bajo con el que se despertaron ayer feriado.

"Pensé que esta vez a los cristianos se les había ido el sonido de las manos", apuntó no sin ironía otro vecino hastiado porque temprano suele "sufrir" las ceremonias del Centro Cristiano Puertas Abiertas, que es lindero al salón de fiestas. Y sobre el cual dijo también haberlo denunciado por "ruidos molestos".

Pero al darse cuenta de que la música venía del salón de fiestas infantiles y que su cuadra se había convertido en un boliche, no dudó en denunciarlo.

"Me levanté porque no pude seguir durmiendo, pero me sorprendí más cuando al asomarme a la puerta para ver qué m... pasaba, me sorprendió ver que no paraban de salir jóvenes de adentro", describió una vecina sobre el momento en que la Municipalidad resolvió la clausura preventiva del salón. Agregó que recién comenzó a sentir "ese «ruido» a eso de las 5 de la mañana".

El secretario de Control y Convivencia Ciudadana municipal, Gustavo Zignago, señaló que a raíz de denuncias recibidas de vecinos a los teléfonos de la Guardia Urbana Municipal (GUM), se constató "que entre las 7 y las 7.30 de la mañana el local comercial, bajo la apariencia de salón de fiestas infantiles, estaba desarrollando una actividad comercial con la presencia de algo más de 300 personas consumiendo alcohol y ejecutando música".

El funcionario dijo que, además de la violación a las normas sobre el horario en el que se difundía música a alto volumen, el titular del local no pudo exhibir la habilitación municipal, por lo que se procedió a una "clausura preventiva" y al desalojo del pelotero.

Un juez deberá definir en los próximos días sobre la clausura del comercio. Por lo pronto, desde la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal reconocieron que se definirá —según las irregularidades que se determinen— al menos una multa.

Por lo pronto, los vecinos coincidieron en que "es la primera vez" que el salón de fiestas infantiles se convierte en un boliche al amanecer.

Bares en conflicto. En septiembre de 2015, la intendenta Mónica Fein rubricó un decreto que habilita a la administración del Ejecutivo a "cerrar bares conflictivos" que funcionaban como after hours, pero la normativa alcanzó, en ese momento, a sólo cuatro locales. En la actualidad aún hay lugares que continúan abiertos hasta las 8 de la mañana (ver aparte).

El salón de calle Sarmiento al 2600, entre 27 de Febrero y Gálvez, que cuenta con un pelotero, un "gigante inflable rampa", play 2 y 3, karaoke, pantallas LCD de 42 pulgadas, metegol, mesa de ping pong, también promociona que tiene una pista de baile y efectos con luces láser.

Comentarios