La ciudad
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Cierran el bar cultural La Chamuyera y se muda a otro local

El reducto se convirtió en noticia porque una joven que salía de allí recibió un botellazo que la hirió gravemente. Ahora harán un edificio.

El bar La Chamuyera cerrará sus puertas el próximo 5 de diciembre. El espacio cultural, que hace poco fue noticia porque una joven que salía de allí recibió un botellazo desde un balcón, dejará de funcionar en su tradicional local de Corrientes 1380, pero se trasladará a otro lugar de la ciudad para seguir con su actividad. Y, en la actual ubicación, se construirá un edificio.

El reducto cultural es conocido también por su relación directa con poetas, músicos y bailarines de tango. "Estamos terminando de decidirnos por la nueva ubicación de nuestra querida Chamuyera que, como saben, tiene que tener sus características especiales", señalaron desde el perfil de Facebook del local.

"No es por una decisión tomada por nosotros, sino que el dueño del lugar ya tiene cerrada la venta del espacio a una empresa" para levantar el inmueble, dijo el propietario de La Chamuyera, Ramiro Brandan.

"¡No hay más Corrientes 1380! Así se llamaba cuando empezó, lo que luego derivaría en La Chamuyera, ambas entidades convivían en un mismo bar y centro cultural, un pasado dialogando con un futuro desafiante, y conjugándose en un presente explosivo, intenso, constante y maravilloso", añadió Brandan en la red social.

Críticas. "El centro tiene dueño, son las grandes y caudalosas inmobiliarias y constructoras, dominantes del mercado, de nuestros bolsillos que pagan las expensas y los alquileres, dueños, en este caso, de nuestros sueños y pujanzas como luchadores de la cultura", se quejó.

"Hace ya algún tiempo les venimos contando que el 5 de diciembre cerraríamos por un tiempo para hacer unas reformas a pedido de la Municipalidad de Rosario. Bueno, parece que aprovecharemos el cierre y la baja de temporada para mudarnos a otro espacio", señalaron también, aunque se dejó en claro que el cierre del comercio no se debe al ataque que sufrió una clienta a fines de octubre.

La chica recibió un botellazo en la cabeza cuando estaba en la vereda. El proyectil fue arrojado desde uno de los edificios de los alrededores.

No obstante, a pesar de las tareas al respecto, Fiscalía no dio aún con el responsable del hecho.

Comentarios