Edición Impresa
Sábado 25 de Agosto de 2012

Cien años de la institución que impulsó Juana Elena Blanco

El 29 de agosto es el centenario del edificio histórico que alberga tres escuelas que llevan el nombre de la educadora

Las crónicas y libros que refieren a la biografía de Juana Elena Blanco coinciden en definirla como una educadora preocupada por la infancia más pobre. Su inquietud la transformó en obras, como la creación de una Escuela de Artes y Oficios, que logró tener su primer edificio propio el 29 de agosto de 1912, en Pasco 453 de Rosario. Como en ese edificio crecieron las escuelas Primaria Nº 57, Técnica Nº 656 y de Trabajo Manual Nº 42 —todas bajo la denominación de la ilustre docente—, es que se toma como fecha aniversario común cada 29 de agosto.

Con motivo de este festejo, desde la Técnica Nº 656 recuerdan que si bien los 100 años  de esta institución se celebran el próximo 29, será el jueves 30, a las 10, cuando se realice el acto protocolar con la participación de alumnos, docentes y autoridades.

Desde la institución proponen rescatar la figura de la educadora. Juana Elena Blanco nació en Rosario en 1866, fue de las egresadas de la primera promoción de la Escuela Normal de Maestros de la ciudad en 1881. En 1895 ejercía la dirección de la Escuela Municipal de Niñas.

“Dedicó su vida al servicio de los niños desamparados, y para eso recorría barrios pobres en busca de quienes no asistían a la escuela y a quienes les daba clases en su propia casa”, recuerdan autoridades de la Técnica 656.

En 1905 creó la Sociedad Protectora para la Infancia Desvalida, la misma que un año más tarde abrió las puertas a la Escuela de Varones Nº 1 y donde los chicos aprendían Artes y Oficios. Y más tarde se incorpora también la Escuela Profesional para Mujeres, también inspirada en el pensamiento de la docente rosarina, una exponente local de la corriente pedagógica “Escuela activa”.

El edificio propio para estas instituciones llegó el 29 de agosto de 1912. Según se explica en un libro excepcional editado en 2004, “Huellas de la escuela activa en la Argentina: Historia y vigencia” (Laborde Editor), escrito por Ovide Menin y Zulma Caballero, entre otros autores, el dato del edificio no es menor. Es que para esos primeros años del 1900, “Rosario no tenía un solo edificio escolar propiedad de la Provincia”.

Interés histórico. En 1998 el inmueble fue declarado de interés histórico municipal y restaurado. En este edificio y bajo la dirección de Juana Elena Blanco “se levantó una escuela donde alumnos de instrucción primaria asistían al dictado de cursos de capacitación profesional” como corte y confección, imprenta, zapatería y carpintería.

Blanco falleció el 30 de agosto de 1925. Entre otras de sus obras, se destaca la creación de una Colonia de Vacaciones en Carcarañá.

En “Huellas...” se subraya el valor que la maestra le daba al concepto de aula-taller o escuelataller. Los autores de este trabajo se preocupan por resaltar el perfil educador de Blanco, ya  que la historia, describen, insiste en mostrar sólo su costado filántropo. Pero era una educadora de vanguardia. Participaba y disertaba en congresos pedagógicos y volcaba sus apreciaciones sobre lo que era la educación en distintas publicaciones.

Es en unos de esos discursos donde la docente abre un debate desafiante para la época: presentarse como “trabajadora de la educación”. “La autora se presenta —se rescata en el libro— como una «modestísima obrera de la difusión cultural». Prefigurando la centralidad que le daría a todo su proyecto, vemos que se descubre a sí misma como «obrera» de la cultura, trabajadora junto a otros trabajadores. La labor de educar se imaginaba como un «trabajo» más que como una función de carácter misional que debería realizarse desinteresadamente y por vocación”.

En definitiva, el perfil de las escuelas de oficios resultó todo un modelo pedagógico para la época, y con una vigencia desafiante para la actualidad.

Comentarios