Edición Impresa
Viernes 28 de Diciembre de 2007

Charlas en el Café del Bajo - Viernes 28

—En primer lugar queremos agradecer profundamente a los lectores que han enviado mails deseándonos felicidades en estas fiestas. También nosotros les deseamos, sobre todo, paz, paz interior. En segundo lugar pido disculpas porque hemos recibido algunas cartas y no he podido ni responderlas ni publicarlas. Pero ya mismo comenzamos con esa tarea.

—En primer lugar queremos agradecer profundamente a los lectores que han enviado mails deseándonos felicidades en estas fiestas. También nosotros les deseamos, sobre todo, paz, paz interior. En segundo lugar pido disculpas porque hemos recibido algunas cartas y no he podido ni responderlas ni publicarlas. Pero ya mismo comenzamos con esa tarea.

  —Sí, con motivo de algunas consideraciones hechas sobre las personas con capacidades distintas y la buena noticia que hemos dado sobre que hay jóvenes con otras virtudes y capacidades que en Rosario han comenzado a ser contratados por comerciantes y empresarios, hemos recibido varias cartas que, a partir de hoy, queremos publicar. Por supuesto, seguiremos con este tema y pedimos hoy, especialmente, a empresarios y comerciantes que dejen atrás la discriminación y contraten a personas con otros capacidades. Verán que los resultados son excepcionales. ¿Y por qué? Pues porque lo que naturaleza ha negado por una parte, Dios lo recompensa sobradamente por otro y porque casi siempre se da el caso de que las personas con capacidades distintas tienen en su corazón muchas bondad, mucho amor y, por tanto, muchas ganas de servir y de servir con todo el corazón y lo mejor posible.

  —Esta es una carta de Norma: "Hola Candi: mi nombre es Norma. Me llenó de emoción hoy jueves 20 de diciembre leer tu carta y poner en conocimiento todos los avances que se están logrando sobre el tema de la discapacidad a nivel laboral, ya que mi hijo tiene una discapacidad a nivel intelectual y de motricidad leve. El está por cumplir 20 años en abril y está haciendo una pasantía laboral en un taller protegido, en una empresa metalúrgica a la espera de que se pueda insertar en el mundeo laboral. Tu nota me llenó de alegría y saber que alguien publique temas relacionados con nuestros hijos que, como decís, estos seres humanos están llenos de cualidades sentimientos y virtudes más elevados a quienes somos normales. Hoy por hoy, todos tienen que ser súper inteligentes, delgados no importando el nivel humano, pero nuestros hijos tienen mucho por dar. Bueno, desde ya te agradezco por tu nota en LA CAPITAL".

  —Hay otra carta que envía Graciela Menossi y que publicaremos, por ser extensa, mañana y pasado. Le agradecemos a Graciela el habernos enviado esa carta que es todo un testimonio de vida que nos permitirá, sin lugar a dudas, una profunda reflexión. No nos queremos despedir hoy sin hacer un llamado de atención, también, a las autoridades y docentes de establecimientos educativos. En muchas ocasiones hemos criticado con dureza a algunas autoridades de escuelas que han marginado, y por tanto herido seriamente, a chicos con ciertos problemitas. Pero el tener estos problemas, señores docentes, señores empresarios, señores comerciantes y líderes en general, no los convierte en infradotados. Los verdaderos infradotados, los verdaderos anormales, son aquellos que no tienen la capacidad de amar. Amando se contempla y se templa, amando se logra para el otro y para uno mismo una vida con sentido. Señores: que se construyan más rampas y puentes desde el corazón, para que los que tienen cierta diferencia alcancen la meta que es común al género humano.

Candi II

candi@lacapital.com.ar

 

Comentarios