Edición Impresa
Viernes 11 de Abril de 2008

Charlas en el Café del Bajo - Viernes 11

—Hago un alto en el tratamiento del tema iniciado ayer para hacer público un comunicado que me ha enviado el Colegio de Abogados de Rosario, con motivo del fallecimiento del doctor Guillermo Fiel, quien con coraje, valentía y deseo de servicio al prójimo intentó frustrar la huida de un delincuente y fue baleado.

—Hago un alto en el tratamiento del tema iniciado ayer para hacer público un comunicado que me ha enviado el Colegio de Abogados de Rosario, con motivo del fallecimiento del doctor Guillermo Fiel, quien con coraje, valentía y deseo de servicio al prójimo intentó frustrar la huida de un delincuente y fue baleado. Y a pesar de que este texto del Colegio de Abogados ya ha tomado estado público, queremos reproducirlo una vez más por su importancia y porque allí se trata un tema caro a nuestra prédica.

—Dicen los abogados: "Son horas de dolor por el fallecimiento del joven abogado Guillermo Feil. Su trágica desaparición enluta no sólo a su familia, colegas y amigos, sino a toda la comunidad, a la que deja el ejemplo de su valentía. Será siempre recordado porque dio su vida en solidaridad con un semejante apremiado por el accionar de la delincuencia. Un plus que, como ya se expresó desde este Colegio, no es exigido a los letrados en la defensa de sus semejantes, pero que él supo entregar sin especulación alguna. Su arrojo honra a los profesionales del derecho y a toda la comunidad. Este directorio expresa su pesar al mismo tiempo que repudia con firmeza el acto de violencia que costó la vida de una persona valiosa que aún tenía mucho para dar. Recuerda a la vez que la crisis de inseguridad ciudadana que lamentablemente se sufre golpea a todos sin preguntar a quién y exhorta a los poderes del Estado a redoblar esfuerzos en la lucha por ponerle fin. En este sentido, a la vez, compromete sus propios esfuerzos en la búsqueda de soluciones que no son fáciles, pero que tampoco llegarán sin acciones profundas y concertadas entre gobierno, comunidad y operadores judiciales, que hagan eje en la prevención y ataquen las diversas causas del delito, sean económicas, sociales o culturales. Nuestros deseos de recuperación del joven colega no resultaron satisfechos. Que su desaparición no sea en vano y en su memoria seamos capaces de reencontrar los mejores caminos para la concordia y la paz social".

—Este comunicado tiene varios pasajes interesantes que nos sirven para profundas reflexiones: dolor por la muerte de un joven que tenía aún tanto para dar y servir: muerte a manos de un delincuente que acababa de perpetrar un asalto y que pone en evidencia la "crisis de inseguridad ciudadana" irresuelta en este país y la necesidad de acciones profundas. El Colegio exhorta a los poderes del Estado a redoblar esfuerzos. Yo no quiero caer en la bajeza de aprovechar este triste suceso para sacar a la luz viejas polémicas. No quiero debatir ya sobre garantismo y abolicionismo con algún funcionario judicial que vive en la luna de Valencia o algún funcionario de la provincia apegado a sus ideas de la cátedra. Tampoco quiero referir a ciertos policías que para lo único que parecen servir es para la interna y perpetuarse en el poder, pero me pregunto hasta cuándo los ciudadanos deberemos aguantar este tipo de cosas que tienen que ver nada menos, no ya con los bienes, sino con la vida. En los últimos tiempos se han producido en la provincia de Santa Fe hechos graves. No he querido referirme a ellos. Algunos creo que se han minimizado. En fin, una muerte más y son pocos los que se ocupan de la cuestión. Destaco el comunicado del Colegio de Abogados.

Candi II

candi@lacapital.com.ar

 

Comentarios