Edición Impresa
Sábado 23 de Febrero de 2008

Charlas en el Café del Bajo - sábado 23 de febrero

—El título del texto es "Anorexia: la verdad de un mundo peligroso" y nos lo ha enviado nada menos que una chica de 17 años que padeció esa enfermedad y que, afortunadamente...

—El título del texto es "Anorexia: la verdad de un mundo peligroso" y nos lo ha enviado nada menos que una chica de 17 años que padeció esa enfermedad y que, afortunadamente ha salido o está saliendo de la misma. Antes de reproducirlo quiero decir unas palabras.

—Adelante.

—La nueva cultura, maligna en gran medida, perversa, mentirosa, superficial, ha impuesto modelos. El éxito pasa por la posesión de valores que no son tales. En realidad son espejismos, ilusiones que al final ahogan al ser humano, lo destruyen. En ocasiones, amiga, amigo, te valoran por lo que posees materialmente, o por la belleza y forma de tu cuerpo o por lo que podés dar intelectualmente. Por la belleza del espíritu, por la profundidad del corazón y por tu bondad, por esas virtudes no todos te aprecian y requieren. Es decir, en lo más importante hay personas que jamás posarán la mirada. Pregunto: ¿Qué sentido tiene producirse para semejante superficiales? ¿Cuál es la ventaja de preocuparse por tamaño hueco? Y hablando ya de relación de pareja: ¿Sirve a un corazón profundo involucrarse con miras tan estrechas?

—Lea ahora el texto de nuestra amiguita.

—"Quien nunca se ha caído, no tiene idea lo que cuesta mantenerse en pie. Nadie dijo nunca que fuera fácil llegar a ser una princesa. Pero? Estas perdida, fantaseando en un mundo que no existe y viendo cosas que solo vos querés ver y que van más allá de lo que es la realidad. No existe nada más que tristeza y temor. Tu mente atrapa pensamientos y es ella quien domina tu ser. El objetivo de la vida sólo es morir en el intento. A veces pensás poder, pero tenés que querer. No existe la voluntad, es la fuerza quien la derrota. No es una enfermedad física, es una enfermedad del alma. Las personas deberíamos tener éxito en pequeñas cosas, pero sólo nos preocupan las grandes ambiciones. Quien padece esta enfermedad prefiere sentir llena el alma y no el estómago. Solo busca ayuda, porque la primera riqueza es la salud, y un cuerpo sano es un buen hogar para el alma. No mueras por una dieta. Y recuerda: La ignorancia es la noche de la mente, pero una noche sin luna y sin estrellas. Aldana".

—La anorexia es una enfermedad muy común en nuestros días, peligrosa no sólo porque arremete contra el cuerpo y la psiquis, sino que hiere el alma. Pero se conoce desde hace cientos de años. Por ejemplo en la Edad Media se producía la llamada "anorexia santa". Esta anorexia se producía por el excesivo ayuno de los religiosos. Había un mal entendido culto a Dios mediante la elevación del espíritu a costa del detrimento del cuerpo (una aberración). Paradójicamente, por aquellas épocas las mujeres más codiciadas, porque la moda así lo disponía, eran las rellenitas. Las obras de famosos artistas muestran ejemplos notorios. Hoy, también equivocadamente, se rinde culto pero en este caso a un "no-Dios" generador de muerte, un verdadero becerro de oro armado con éxito, gloria y cuerpos cautivantes, pero ¿cautivantes para quién? ¿Vos compartirías tu vida con alguien que te valora sólo por las forma de tu físico o por tu cuenta en el banco? Muchos jóvenes hoy se sienten inferiores, menoscabados, porque no se ajustan a la pauta de la moda. ¡Un gran error!

Candi II

candi@lacapital.com.ar

Comentarios