Edición Impresa
Lunes 31 de Marzo de 2008

Charlas en el Café del Bajo - Lunes 31

—Me comentaba un imparcial y bien informado alto dirigente bonaerense hace unas horas: "Hay un intento de golpe institucional en ciernes entre los que no están ausentes, tampoco, ciertos peronistas opositores al gobierno".

—Me comentaba un imparcial y bien informado alto dirigente bonaerense hace unas horas: "Hay un intento de golpe institucional en ciernes entre los que no están ausentes, tampoco, ciertos peronistas opositores al gobierno". La verdad, no me extraña y es lamentable. Como es lamentable este derrame de frutas sobre la ruta, como medida de protesta, cuando hay tanta gente que padece hambre. Nosotros somos críticos del gobierno nacional en muchos aspectos, pero estas cosas son intolerables. No las compartimos en absoluto.

—Hay infinidad de cartas enviadas pero, como comprenderán, ha sido imposible publicarlas. Haremos referencia a algunas en estos días.

—Dice Lucas Raspall con relación al conflicto del campo (algunos párrafos de una carta extensa): "Si las retenciones son excesivas, eso no lo sé, que los números nos ayuden a dirimirlo, y sean claros y precisos cuando nos los muestren. Supongamos que lo son; entonces, Cristina, marcha atrás: reconocer un error es tan noble como tomar una decisión acertada. Si no lo son, entonces solidaridad, a quien le toque. Pero rápidamente me voy a alejar de los fríos números de tantos ceros que a un ciudadano común poco le dice, para entrar en otros debates. ¿Adónde va esa plata? A las arcas del Estado... sin coparticipación, sin devolución a los sectores que más la necesitan; no pretendan engañarnos con una mentira tan evidente: los marginados y el hambre crecen a la par del patrimonio K". Añade luego: "¿Por qué el Estado precisa retener tanto de lo generado en el campo? ¿Acaso no han conseguido mostrar nuestro país como un sitio ávido de inversiones? ¿Por qué siguen fallando? Mientras éstas no dejan de plantarse en suelos chilenos y brasileños, ¿qué pasará cuando los granos bajen su precio? ¿A quién le meterá la mano en el bolsillo nuestra dirigencia? Perdón, me olvidaba del tren bala, una bala en la billetera de los ciudadanos que lo sostendremos con nuestros impuestos para mostrar lujo y otorgar facilidades a los pocos que puedan costear el ticket: inversiones en serio, gobernantes, para el pueblo no para las fotos de sus casas de fin de semana". Sigue diciendo: "Pero hay algo que me preocupa aún mucho más: se cierran al diálogo en una postura belicosa y mirando desde arriba; dicen defender los derechos civiles, pero reprimen una pacífica manifestación espontánea del pueblo; se jactan de justipreciar los derechos humanos, pero a golpe de puño D"Elía y su patota, uno de los brazos armados del matrimonio K, callan y echan a la gente de las calles; dicen llamar al consenso, pero se paran desde el disenso...".

—Bien, mucho de lo expresado por Lucas lo hemos sostenido aquí, coincidimos. Lo de este señor D?Elía es deplorable. De todos modos, seguimos manifestándonos en contra de este piquete (como estuvimos en desacuerdo con cualquier piquete), insistimos en que el reclamo es sectorial e incompleto, no adherimos al discurso por considerarlo equivocado y porque detrás es posible que exista el deseo de algunos de un golpe institucional y suicida para todos. Además, como siempre dijimos, el fin no justifica los medios. Quienes estén interesados en meditar sobre el país de las últimas décadas, pueden ingresar a www.serysociedad.com.ar y leer la carta completa de Favaloro antes de suicidarse. ¡Tremendo! ¡Pobres hijos nuestros!

Candi II

candi@lacapital.com.ar

Comentarios