Edición Impresa
Lunes 14 de Abril de 2008

Charlas en el Café del Bajo - Lunes 14

—Tengo un comentario enviado por Sergio respecto del reciente paro agropecuario. No ha perdido actualidad. Es un texto algo extenso por eso me veo obligado a recortarlo. Dice así: "Acallados los espíritus por la suspensión del paro agropecuario, podríamos hacer un comentario sobre el origen del mismo y sus características esenciales...

—Tengo un comentario enviado por Sergio respecto del reciente paro agropecuario. No ha perdido actualidad. Es un texto algo extenso por eso me veo obligado a recortarlo. Dice así: "Acallados los espíritus por la suspensión del paro agropecuario, podríamos hacer un comentario sobre el origen del mismo y sus características esenciales. Ese tipo de manifestaciones algo violentas y no habituales en esos sectores debe tener alguna causa que no justifica tal desabastecimiento de mercaderías, pero sí podría explicarse. Desde luego esa explicación debe ser totalmente objetiva, sin influencias políticas a favor o en contra. Podría ser, y creo que lo es, consecuencia de una ley física que se aplica a casi todos los tipos de elementos de la naturaleza. Dice que todo material que sea sometido a una presión constante de similares características, va soportando esa presión, cambiando sus características formales, manteniéndose el mismo material en su forma anterior. Todo ello hasta que llega un momento en que ya no resiste más esa alta presión y bruscamente cambia totalmente su estado natural y en general con violencia excesiva, pasa a otra categoría distinta. Habría muchas consideraciones que podrían hacerse sobre el tema y sobre la posibilidad de volver ese elemento a su estado anterior, pero en mérito a la brevedad los omitimos aquí. Para entender mejor la cosa veamos ejemplos: si ponemos agua en un recipiente y lo sometemos a fuerte calor continuamente, el agua sigue siendo agua, cada vez mas caliente. Cuando el calor alcanza el máximo punto que ese material soporta, se produce el cambio y no hay más agua, y se ha convertido en vapor. Ha pasado con más o menos violencia de ser un líquido para ser un gas y ya sabemos que ese proceso, de continuar la presión, puede adquirir una fuerza tremenda y mover un tren con mas de 50 vagones cargados con miles de kilos cada uno. Inclusive si no controlamos esa fuerza dentro de la caldera, ésta puede explotar y causas grandes daños en su entorno". Dice más adelante: "Todo esto en el terreno de la física, y hay teorías muy razonables que sostienen que en el terreno social, con grandes acumulaciones de personas y circunstancias, sucede un fenómeno similar...". Ejemplifica Sergio con la revolución bolchevique, la Revolución Francesa y otros hechos históricos, puesto que "las personas —sostiene— participan en alguna medida de las características de los elementos naturales y reaccionan en la misma forma. La ley podríamos definirla en forma similar". Sigue diciendo: "Para no extendernos, digamos que a los sectores del campo, según ellos así lo consideran, han sido sometidos a fuertes presiones constantes y crecientes en forma confiscatoria. Además, muchas otras medidas y omisiones del gobierno han reducido la confianza del campo y de otros sectores urbanos en el gobierno y ello ha provocado una mutación mental en los productores del campo, muy por encima de su habitual pasividad. Es de esperar que el gobierno recapacite y busque la armonía, ya que una segunda parte de este conflicto podría ser de gravísimas consecuencias para el gobierno y el país".

—Sí, comparto la idea. Sólo que al reaccionar los muchachos del campo se han fijado en sus intereses, sin considerar que otros sectores están también mucho más confiscados. Por otra parte, y como también advierto que piensa el lector, no justifico la violencia, ni moral ni física, ni la de los pobres ni la de los ricos. Soy un admirador de Gandhi que logró la victoria por medio de la resistencia pasiva. Tiene razón el lector sobre las causas de este conflicto y sobre que el gobierno debe hacer algo por todos los que vivimos confiscados.

Candi II

candi@lacapital.com.ar

 

Comentarios