Edición Impresa
Jueves 13 de Marzo de 2008

Charlas en el Café del Bajo - Jueves 13

—La periodista francesa Catherine Dubé, le hizo, no hace mucho, una entrevista al destacado médico psiquiatra David Servan-Schreiber que fue publicada por la revista Ciberciencies.

—La periodista francesa Catherine Dubé, le hizo, no hace mucho, una entrevista al destacado médico psiquiatra David Servan-Schreiber que fue publicada por la revista Ciberciencies. Este médico ha desarrollado una serie de métodos para la cura de ciertas enfermedades, entre ellas la depresión que es, a su vez, madre de numerosas patologías orgánicas. El médico sostiene que "no se puede separar el estado físico del estado del alma".

—Lo hemos dicho muchas veces aquí y por eso cuando algunos amigos se preguntan por qué hablamos con cierta asiduidad de cuestiones espirituales, respondemos que no se puede tener buena vida física sin óptima vida espiritual. El ser humano es una conjunción de tres estructuras indivisibles: la física, la psíquicas y la espiritual. Cuando una se menoscaba, otra se resiente.

— El médico entrevistado escribió un libro que fue best seller, llamado "Curación emocional". La periodista dice en su nota que en esa obra se explica cómo curar el estrés, la ansiedad y la depresión sin medicamentos ni tanto psicoanálisis. Se apela a la técnica de "coherencia cardiaca", la acupuntura, el ejercicio físico y el consumo de omega-3. Esto no quiere decir que el psicoanálisis no sea necesario, y lo aclara el propio profesional.

—Ni más ni menos que formas utilizadas por los sabios de hace dos mil o tres mil años. ¿Qué es el Omega-3?

—Son ácidos grasos presentes en ciertos alimentos que, al parecer, reducen el riesgo de que se produzcan ciertas enfermedades tales como las cardíacas. También parecen influir en el funcionamiento cerebral contribuyendo a la reducción de la depresión. Se han hecho estudios que determinaron que algunos chicos tratados con aceite de pescado, por ejemplo, aumentaron su rendimiento escolar. Pero sigo con los métodos del médico francés, reflejados en la entrevista que le hizo la periodista mencionada: hay que tener coherencia cardíaca, esto se logra mediante ejercicios respiratorios parecidos a los que se hacen en el yoga. El médico habla también sobre lo benéfico de observar el amanecer ("El cerebro emocional es muy sensible a los diferentes ritmos biológicos", dice) y por ello ha puesto en funcionamiento un aparato de iluminación que simula el nacimiento del sol. Consumir aceites omega 3, por otra parte, beneficia la actividad cerebral, entre otras acciones orgánicas. Realizar actividad física es esencial y actúa de manera profunda sobre el cerebro. Y algo muy importante: es necesaria la comunicación emocional. "El amor ?dice el médico- es una necesidad biológica, como lo es el alimento o la protección contra el frío. Ocuparse de los demás (incluso de un animal) mejora el humor y la respuesta al estrés".

—Maravilloso.

—Quiero decir que la entrevista fue también publicada por la prestigiosa Universidad Maimónides. Es decir, mi querido Inocencio, que algunos estamos "locos", pero no tanto. ¿No? El título del artículo de la periodista francesa es interesante: "La clave de la medicina del siglo XXI será el vínculo entre el cuerpo y el espíritu". Para tener en cuenta.

Candi II

candi@lacapital.com.ar

Comentarios