Edición Impresa
Sábado 03 de Mayo de 2008

Charlas en el Café del Bajo - Domingo 4

—"Al ocultarse el sol nos dirigíamos a los camastros, seis o siete allí tirados, y aquellos con los ojos brillosos amanecían muertos por la mañana. Nos despertábamos, nos íbamos levantando lentamente y había uno o dos que no se levantaban. Ya sabíamos que no se despertarían...

—"Al ocultarse el sol nos dirigíamos a los camastros, seis o siete allí tirados, y aquellos con los ojos brillosos amanecían muertos por la mañana. Nos despertábamos, nos íbamos levantando lentamente y había uno o dos que no se levantaban. Ya sabíamos que no se despertarían. Nos gustaba imaginar que habían muerto durmiendo por la noche, tal vez en un dulce sueño, un dulce final, alejados de esa realidad que nos tocaba vivir. Era como convivir con muertos, personas condenadas de manera irremediable, que lucían en la piel el traje de la muerte".

—Estas palabras corresponden a David Galante, protagonista del libro "Un día más de vida", de reciente aparición y éxito en el país, y protagonista, también, del Holocausto. Cuando mañana Galante esté en Rosario, veré si en algún momento puedo estar a solas con él durante unos minutos. Sólo quiero hacerle unas preguntas a este hombre que padeció la más cruel, despiadada e injusta de todas las penas, de todas las soledades: ¿Cómo se puede recuperar el ser humano que lo ha perdido todo, absolutamente todo? ¿Cómo puede volver del tormento más atroz y retomar el sendero de la vida, para luego esbozar una sonrisa y para después dar un maravilloso testimonio? ¿Luego de su dramática experiencia: cuál es para usted el sentido de la vida, dónde el ser humano encuentra ese sentido, dónde debe buscarlo? Sus palabras tal vez nos ayuden a considerar, a reflexionar, sobre algunas cuestiones. Una de ellas, sin lugar a dudas, es sobre saber ponderar el valor de la dificultad. ¿Cuál es en realidad la magnitud de esa causa que tanto aflige? Y por otro lado: ¿por qué, para qué y cómo se debe salir de esa melancolía muchas veces sobredimensionada?

—Mañana se conmemora el Día de la Shoá, el Día del Holocausto. La Daia Rosario y la comunidad judía en general, han organizado un acto que se llevará a cabo, a las 20, en el auditorio de la Bolsa de Comercio, calle Paraguay entre Santa Fe y Córdoba. Allí habrá de disertar David Galante. Aquellos que tengan deseos de conocer no sólo lo que significó esa tragedia, sino escuchar un testimonio que irá más allá, para confundirse con las verdades en torno de la vida, pueden concurrir. La entrada es libre.

—Recuerda David Galante: "Por esos días (en las postrimerías de la guerra, estando en la enfermería del campo de exterminio) ya me sentía mejor así que recuerdo haberme vendado los pies con papel higiénico ordinario y envuelto encima con unos trapos para poder calzarme y de esta forma salir a incursionar en busca de comida. En una de esas incursiones encontré un tesoro increíble: una cajita con cuarenta saquitos de té".

—Otro de los recuerdos de Galante en su libro: "En realidad miedo no tenía, porque en esas circunstancias no podés vivir con miedo. Sería insoportable. Yo ya había perdido el miedo, había perdido todo. No tenía esperanzas de sobrevivir..."

—Después de haber pasado por tantas cosas se dijo un día en ese infierno: "Si sobreviví a tantas cosas, puedo llegar hasta el final". Galante, que un buen día nació en la isla de Rodas donde era feliz con su familia, de pronto fue llevado al campo de exterminio. Pasó por muchas cosas, por muchos espacios y por infinitos tiempos. Mañana estará en Rosario hablando de estas cosas.

Candi II

candi@lacapital.com.ar

Comentarios