Edición Impresa
Viernes 07 de Enero de 2011

Charlas de Candi - Viernes 7

—Hace unas horas atrás una noticia proveniente de Estados Unidos y de Europa hizo saber sobre la muerte súbita de miles de pájaros. Pobladores de Arkansas se levantaron una de estas mañanas y advirtieron, asombrados y apesadumbrados, miles de pájaros muertos diseminados por el suelo de una buena región de ese Estado.

—Hace unas horas atrás una noticia proveniente de Estados Unidos y de Europa hizo saber sobre la muerte súbita de miles de pájaros. Pobladores de Arkansas se levantaron una de estas mañanas y advirtieron, asombrados y apesadumbrados, miles de pájaros muertos diseminados por el suelo de una buena región de ese Estado. En un pueblo de Suecia sucedió lo mismo. Como siempre ocurre en estos casos en donde no hay una explicación rápida y razonable ante semejante suceso, se pensó en “algo extraño”.

—Pero ayer algunos diarios informaron lo siguiente: “Autoridades veterinarias dieron por tierra todo tipo de hipótesis y teorías sobre la causal de la muerte de las pequeñas aves que fallecieron en Arkanas, Louisiana y un pueblo de Suecia. Se determinó que fue un hecho que se explica desde la lógica y que fue causado por el hombre. Según la explicación de los biólogos, no fue un hecho paranormal. Las miles de aves que fallecieron en forma masiva lo hicieron porque se espantaron con los petardos en la noche de Año Nuevo y terminaron chocando contra cualquier tipo de infraestructura que se les cruzaba por su camino”. Y se añade luego: “En el caso particular de la ciudad de Beebe, Arkansas, la última noche del año pasado hubo una fuerte tormenta que los obligó a volar bajo y, al no tener buena visión, chocaban contra los edificios. De hecho, los vecinos de Beebe han aportado claves: «Oímos los petardos y un minuto después a los pájaros estrellándose contra las ventanas», afirma uno de ellos. Las decenas de pájaros que aparecieron muertos en las calles de la localidad sueca de Falköping fallecieron a causa de hemorragias internas causadas por violencia física extrema”, informaron este jueves las autoridades del país nórdico.

—Aquellas personas sensatas, sensibles, que valoran, respetan y admiran a la creación y a todo tipo de vida, no necesitan de reflexiones, pues la sola noticia exime de más comentarios. Sin embargo, expreso algo para atemperar la indignación, el repudio y el enojo que me provoca advertir que existe una porción de la humanidad absolutamente estúpida, irresponsable, que atenta contra la naturaleza y la vida. Una buena porción de esa humanidad cuyas mentes están bloqueadas, que no tienen capacidad de reflexionar sobre el daño que provocan al medio ambiente y sus maravillosas criaturas. Y es tan idiota y tan irresponsable esta porción de la humanidad, que ni siquiera advierte que compromete el futuro de su propia sangre, de su descendencia. “Los pájaros murieron por hemorragias internas causadas por violencia física extrema”. La sola lectura de estas palabras provoca dolor.

—Ellos, que fueron puestos sobre la faz de la Tierra para mitigar con sus bellos cantos el pesar del espíritu humano, desgraciadamente muertos por la desesperación ante el estruendo maléfico. ¿En lugar de destinar tanto dinero para fuegos de artificio y bombas de estruendo (que está comprobado daña al ecosistema) porque no se destina esa plata para comprar algodón y alcohol para los hospitales públicos o juguetes para los chicos internados y pobres? Seguiremos.

candi2050@gmail.com

Comentarios