Edición Impresa
Viernes 03 de Diciembre de 2010

Charlas de Candi - Viernes 3

—He recibido un mail, con palabras muy interesantes, de un llamado Congreso Rosacruz. Supongo deben pertenecer a los rosacruces, una orden antiquísima que busca el conocimiento de la verdad. Antes de reproducir estas palabras...

—He recibido un mail, con palabras muy interesantes, de un llamado Congreso Rosacruz. Supongo deben pertenecer a los rosacruces, una orden antiquísima que busca el conocimiento de la verdad. Antes de reproducir estas palabras, quiero decir que hoy, a las 19, y el domingo, a las 10 de la mañana, pueden escuchar por FM 88.1 un programa especial sobre desnutrición infantil y el plausible trabajo que realiza en ese sentido la Fundación Caminos. Pueden escucharlo también por Internet a través de www.antenacinco.com.ar Increíblemente, a 30 cuadras del centro de Rosario hay chiquitos desnutridos. Sin palabras.

—Dice el mail recibido: “La vida que soñamos se logra gracias a las decisiones que tomamos ante una multitud de oportunidades. Escuchemos. Prestemos atención a todos los mensajes. A medida que los mensajes continúan llegando, continuemos prestando atención y discerniendo la guía divina. Y sabremos cuándo es el momento adecuado para actuar. Al prestar atención a nuestro intelecto y nuestra intuición, percibimos mensajes, tanto de nuestra voz interior como de los numerosos encuentros y “coincidencias” que experimentamos durante el día.

—Estemos alertas, atentos y despiertos y sigamos la guía que recibimos.   Y actuemos. Actuemos siguiendo dicha guía. Sin acción, nuestras vidas no pueden avanzar ni progresar. Nos comprometemos a la acción confiando plenamente en Dios y damos gracias por esta nueva bendición en nuestras vidas. El reconocimiento mantiene en movimiento la rueda de las bendiciones.

—Nuestra gratitud proviene de la comprensión de que lo que hemos logrado no fue sólo el resultado de nuestros talentos, destrezas y ambiciones, sino que también hemos sido bendecidos y somos parte del proceso co-creativo. Juguemos un papel activo en nuestras vidas y resistamos la tentación de posponer las cosas, conscientes de que nos sentimos bien cuando somos diligentes. Decidamos qué es lo que necesitamos mejorar y seamos honestos con nosotros mismos.

—No hay nada que perder o de qué sentirse triste, mas hay mucho por ganar. Nunca soltamos algo que ya no sea de valor para nosotros, sin que el espacio que esto dejó libre se llene con algo mejor”.

—Muy bueno.

—Brevemente me detengo en algo importante: “El reconocimiento mantiene en movimiento la rueda de las bendiciones”. A menudo, aquellos que creemos en algo superior que llamamos Dios, o Inteligencia Cósmica, o Espíritu Santo, o como quiera llamársele a esa fuerza eterna, infinita y todopoderosa que mantiene todo en perfecta regulación y armonía, pedimos. En las oraciones, por ejemplo, es frecuente solicitar ¿Y agradecer cuándo? No sólo por una cuestión de estricta justicia se debe agradecer (y siempre hay razones para ello), sino porque la gratitud es el alimento de las bendiciones.

—Muy lindo el texto recibido, y para repasarlo.

—Sí. Hemos iniciado hoy un par de charlas sobre cuestiones no políticas, que siempre son más refrescantes.

candi2050@gmail.com

Comentarios