Edición Impresa
Miércoles 03 de Noviembre de 2010

Charlas de Candi - Miércoles 3

—Ayer comencé la columna recordado un fragmento de una rima de Becquer: -”Yo sé un himno gigante y extraño / que anuncia en la noche del alma una aurora, / y estas páginas son de ese himno / cadencias que el aire dilata en las sombras”.

—Ayer comencé la columna recordado un fragmento de una rima de Becquer: -”Yo sé un himno gigante y extraño / que anuncia en la noche del alma una aurora, / y estas páginas son de ese himno / cadencias que el aire dilata en las sombras”. Es un canto a la esperanza, una devoción al optimismo. Vivimos días en los cuales la mala noticia es de rigor, días donde lo aciago parece reinar. Sin embargo, inadvertidas muchas veces, suceden cosas maravillosas.

—¿De qué se enteró esta vez?

—De algo muy lindo en realidad, algo que definiría como un himno que anuncia en la noche del alma una aurora: hay un grupo de jóvenes rosarinos dedicados a recolectar cabello para la confección de pelucas, para chiquitos a quienes se les cae el cabello como consecuencia del tratamiento con quimioterapia que deben seguir contra el cáncer. Esta acción no puedo menos que calificarla de bellísima; un verdadero himno gigante a la vida. Voy a reproducir partes del mail que me envión un amigo, Nicolás: “Estimados: por casualidad conocí a una jovencita con muchas pilas que está metida en esta inusual campaña: que otros jóvenes donen su cabello para hacer pelucas oncológicas para niños. Se dejan crecer el pelo hasta más de 35 centímetros y luego se lo cortan. Me pareció una idea generosa y digna de ser difundida. Les retransmito el correo que me envió a ver si le podemos dar alguna difusión”. Y el correo que le envió a Nicolás esta chica dice, entre otras cosas: Somos una organización no gubernamental sin fines de lucro, “Trenzando Esperanzas”. Basados en el proyecto de Junior Achievement, Liderazgo Comunitario, decidimos brindar pelucas oncológicas pediátricas para fortalecer la autoestima de estos pequeños pacientes. Nuestro accionar se basa en obtener trenzas de veinticinco centímetros de pelo natural para la realización de dichas pelucas (...) Es por eso que tras informarnos acerca del tema (cáncer infantil) decidimos involucrarnos para lograr mayor bienestar de las personas, conociendo la capacidad que tenemos de regalar sonrisas y de ayudar a los demás. Consideramos pertinente poner en práctica el concepto de solidaridad con este grupo (chicos enfermos), al que queremos garantizar fortaleza y un apoyo en su situación. Porque una parte tuya estará con ellos. Porque no sólo les duele el cuerpo, sino también el corazón. Porque necesitan mucho ánimo cuando se ven al espejo. Porque generosidad es desprenderte de algo que realmente te importe (...) Trenzando Esperanzas invita a la participación de la sociedad para llegar a lograr esta labor comunitaria”. El mail de este grupo fantástico de chicos es: trenzandoesperanzas@hotmail.com y no tengo nada más que añadir, sólo decir a los chicos de esta ONG que si leen esta columna, pues manden más información para ser difundida ¡y adelante!

candi2050@gmail.com

Comentarios