Edición Impresa
Miércoles 22 de Septiembre de 2010

Charlas de Candi - Miércoles 22

—¿Que ayer se fue un error de ortografía? Lo sorprendente es que haya sido sólo uno... ¡A este paso! En fin, vamos al punto: hay una diferencia entre una persona de morondanga y otra que, sin ser brillante y harto eficaz, al menos intenta ser coherente, responsable, mantener una línea básica y llevarla a la práctica. Hay una diferencia entre la morondanga y la luz.

—¿Que ayer se fue un error de ortografía? Lo sorprendente es que haya sido sólo uno... ¡A este paso! En fin, vamos al punto: hay una diferencia entre una persona de morondanga y otra que, sin ser brillante y harto eficaz, al menos intenta ser coherente, responsable, mantener una línea básica y llevarla a la práctica. Hay una diferencia entre la morondanga y la luz. Una persona de morondanga es alguien cuyas acciones son inútiles, no sirven para nada, porque nacen en una causa estúpida propulsada por una mente absurda. Las otras clases de personas, aun cuando no sean perfectas ni mucho menos, tienen la intención (impulsada por el sentido común y la buena voluntad) de hacer las cosas como corresponde.

—Bueno, bueno. Viene cargadito el día y la columnita.

—En el transcurso de mi vida me he cruzado a menudo con personas de morondanga, incluso personas con títulos, con cierta ilustración. Fue cuando aprendí que la sabiduría no se adquiere en un claustro, ni se refleja en un título colgado en la pared, ni se mama de los libros. Salomón no la tuvo porque hubiera sido rey e ilustrado, porque sabiduría es una cosa e ilustración es otra. Usted puede ser doctor, ingeniero, conde, presidente, pero ser de morondanga. Y el problema argentino, mi querido amigo, es que casi siempre estuvimos gobernados, dirigidos por señores y señoras de morondanga. Aquí siempre estuvo ausente la sabiduría, el sentido común, el amor por cada persona que habitó y habita este suelo bendito. El caso de la negación del gobierno argentino de entregar al terrorista Apablaza a Chile, autor del asesinato de un senador del país trasandino, nos revela la diferencia entre una dirigencia endeble con otra que es coherente. En Chile oficialistas y opositores se han unido para reclamarle al gobierno argentino que entregue al homicida. En Chile, ante casos puntuales y que son fundamentales para la vida de la Nación, no hay derecha, ni centro, ni izquierda, hay una sola causa que es la causa chilena. En el país trasandino se toma lo que le sirve al país, no importa de que sector ideológico provenga, y así sorprenderá a algunas mentes de plastilina que el actual presidente mantenga políticas progresistas que le sirven a Chile, como sorprendió en el pasado que gobiernos progresistas mantuvieran normas del ex ministro Büchi, de derecha.

—Hace pocas horas, y para dar una idea de lo que se habla, el senador progresista y opositor chileno, Juan Antonio Colomba, dijo algo que nos deja pensando sobre la incoherencia argentina: “la presidente argentina, en el año 2008, fue a las Naciones Unidas y en la asamblea pidió a la república islámica de Irán el cumplimiento de los derechos internacionales para que unas personas que estaban en ese país puedan dirigirse a la Argentina para ser juzgadas por las bombas que se colocaron en la AMIA y en la embajada de Israel. No estamos pidiendo ni más ni menos” dijo avalando el pedido de extradición de Apablaza. Pero para más datos, recuérdese que gobiernos anteriores y progresistas de Chile reclamaron la extradición de este señor. Por otra parte, en octubre del año 2009, estimados amigos, la presidente de nuestro país, Cristina Fernández de Kirchner y la de Chile, Michelle Bachelet, firmaron un acuerdo que facilitaba los trámites de extradición. Pues bien, ahora en Chile se dice lo que muchos argentinos sabemos desde siempre: hay mucha incoherencia en la política argentina. Y esta incoherencia e irresponsabilidad no son sólo de ahora, ni exclusiva de la derecha, la izquierda, el centro, o radicales, peronistas, oficialistas, opositores, etcétera, pues siempre quienes asumieron la conducción del país tumbaron las estructuras dejadas por el antecesor sólo por ser de otro signo político. Semejante estupidez, empujada por el odio y el rencor, dio como resultado esto que somos y en lo que estamos.

candi2050@gmail.com

Comentarios