Edición Impresa
Miércoles 13 de Abril de 2011

Charlas de Candi - Miércoles 13

—Hace unos días que estoy demorado con un pedido de ayuda. Pido disculpas. Voy a reproduicir el mail que me envió un amigo: “Te escribe Julio Esquivel. Hace unos dias conocí una familia en la ciudad de Rosario, integrada por Carlos y Araceli Carballo y sus tres hijos muy chiquitos (con un alto nivel de desnutrición) en la zona de pasco al 5.000.

—Hace unos días que estoy demorado con un pedido de ayuda. Pido disculpas. Voy a reproduicir el mail que me envió un amigo: “Te escribe Julio Esquivel. Hace unos dias conocí una familia en la ciudad de Rosario, integrada por Carlos y Araceli Carballo y sus tres hijos muy chiquitos (con un alto nivel de desnutrición) en la zona de pasco al 5.000. Le prestaron un pequeño lugar armado con chapas, pero el dia 17 de marzo le pidieron el lugar y la familia quedó en la calle. Yo me entero de este problema porque es en la zona donde dejo alimentos del emprendimiento Fátima, de atencion a comedores comunitarios. Me conmovió mucho esta situación; si puede ser posible que hagamos una nota para ayudarlos te agradeceré. Logré ubicar una precaria vivienda, pero para terminarla nos piden $ 3.000. Por supuesto es un lugar de asentamiento fiscal. ¿Cómo podrías armar la nota para poder conseguir ese monto? La persona que va a mediar la compra es el padre Osvaldo Bufarini y la señora Flora. Esta última es la encargada de uno de los comedores que yo visito, que en ese mismo lugar le prestó (a esta familia) para que pudieran resguardarse por unos dias. Te dejo el teléfono de la señora Flora, 4579078 y el móvil del padre Osvaldo, 155008036”.

—Bien. No hace falta que diga quien es el padre Osvaldo Bufarini. Un cura que fue presidente de Cáritas, que ahora está en la parroquia Nuestra Señora de Fátima, solventa comedores, da trabajo a los jóvenes a través de microemprendimientos tales como panificación, carpintería, elaboración de pastas artesanales, etcétera, etcétera. Un religioso dedicado a ayudar al prójimo. Julio Esquivel es un amigo, y a la vez allegado a la tarea social que realiza este sacerdote. Si entre todos podemos ayudar a esta familia, que ha sido capturada por el mal y está en el Campo de Concentración posmoderno, Dios se pondrá contento. Y si vos, querido lector, no crees en Dios; no importa, si tendés una mano tu corazón se sentirá reconfortado y todos te estaremos muy agradecidos. Ahora se preguntarán ustedes porqué he dicho que esta familia se encuentra en un Campo de Concentración. Es una metáfora, aunque no lo es tanto. Hace unas noches atrás con mi esposa vimos la película “El Juicio de Nuremberg”. El filme contiene escenas documentales muy fuertes, conmovedoras. Allí se ve toda la aflicción, todo el tormento, toda la angustia a la que puede ser llevado el ser humano por el propio ser humano. En muchas partes del famoso juicio a los jerarcas nazis, se aprecia toda la aflicción a la que fueron sometido seis millones de personas en los campos de exterminio. Yo he dicho muchas veces que el nazismo (el mal) no ha sido exterminado y que hay campos de concentraciones encubiertos en el mundo de nuestros días. Allí donde haya un ser humano pobre, que padece hambre, que ve a sus hijos sufrir; allí donde haya un ser humano que llora en razón de la injusticia social, allí hay un campo de concentración invisible causado por un Hitler solapado ¡Tres hijos con desnutrición! ¿Los vamos a dejar así? Llamemos al padre Bufarini y donemos lo que podamos. Por favor hagan circular este pedido de ayuda. Gracias

candi2050@gmail.com

Comentarios